Soñador de la palabra

Los lectores de Juan Carlos Onetti (Montevideo 1909- 1994) que eran pocos debido a la marginación que sufrió en vida, pero desde su muerte de pronto se suman por miles, la prueba son las sucesivas ediciones de sus libros y traducciones. Pero también hay que sumar a ese hecho, los ensayos y tesis que se han presentado en varias universidades.

| 21 octubre 2009 12:10 AM | Cultura | 591 Lecturas
Soñador de la palabra
Alonso Cueto ha publicado: Juan Carlos Onetti. El soñador de la penumbra, una aproximación a la narrativa de un creador insomne y casi siempre relegado.
591

Precisamente Alonso Cueto preparó su tesis doctoral titulada Onetti. Las leyes de la ciudad y la vejez, habiéndola terminado en 1984, durante su estancia en el departamento de Español y Portugués de la Universidad de Texas, en Austin (EE. UU) y fue asesorado por Julio Ortega. Ese trabajo ha sido convertido ahora en un libro y publicado por el Fondo de Cultura Económica.

Alonso Cueto demuestra que no solo conoce admirablemente la obra narrativa de Onetti, sino que además ha entrado en la vida personal, familiar e intelectual del escritor uruguayo. De modo que más allá de los instrumentos de crítica literaria que usa, es posible conocer mejor al ser humano, al escritor que como afirma “escribe desde la penumbra”. Respecto a la marginación que fue objeto en vida dice:

“Fiel a su condición de marginal, fue un eterno segundo en los concursos literarios. Perdió frente a todo tipo de escritores, buenos, regulares y de los otros. Sus obras salieron en segundo lugar frente a las de Ciro Alegría (premio de la editorial Farrar and Rinechart), Bernardo Verbitsky (premio editorial Lozada), Jorge Masciángioli (Fabril), Marco Denevi (Life en español). Finalmente, su novela Juntacadáveres (1964) es relegada frente a La casa verde de Mario Vargas Llosa en el Premio Rómulo Gallegos en1967 (“lo que pasaba es que mi burdel era más chico”, iba a justificarse Onetti después).

Lo que efectivamente, prueba que no siempre los homenajes y consagraciones a autores en vida hacen que los libros perduren. Hay quienes nunca recibieron premios internacionales y menos de parte del Perú, pero el tiempo se ha encargado que se les reconozca y estén vivos. Los casos más emblemáticos son César Vallejo y José María Arguedas, cuyos libros se leen cada vez más en varios idiomas del mundo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD