Scorza combatiría a Conga

El escritor Danilo Sánchez Lihón recuerda el carácter combativo del escritor Manuel Scorza en esta entrevista realizada apropósito de la publicación de “Manuel Scorza. El relámpago y la flor”.

| 24 noviembre 2011 12:11 AM | Cultura | 3.3k Lecturas
Scorza combatiría a Conga
“Scorza es un ejemplo de que escribir es combatir”, nos dice Sánchez Lihón.

Más datos

DETALLE

“Manuel Scorza. El relámpago y la flor” (Colibrí, 2011) será presentado mañana (6.30 p.m.) en el Instituto Raúl Porras Barrenechea: Cl. Colina 398, Miraflores, con la presencia de Alfonso Murrugarra, Rodrigo Montoya y Leo Casas. Jaime Guadalupe declamará algunos versos de Scorza y Margot Palomino cantará en su honor.
3304

En estos tiempos en que, nuevamente, las poblaciones se debaten entre el oro y agua, entre la minería y la agricultura, se hace necesaria la voz de Manuel Scorza, un escritor combatiente, como lo resalta Danilo Sánchez Lihón, quien presentará este viernes “Manuel Scorza. El relámpago y la flor”.

—¿Qué hubiera hecho Scorza frente a los problemas del proyecto minero Conga?
—Seguramente, en estos momentos, hubiera marchado para ponerse al frente de ese justo reclamo, porque las compañías mineras lo primero que enajenan es el agua. Scorza tenía una vocación por estar no al lado únicamente de los pobres, sino de los pobres en acción de lucha. Ese era su espíritu guerrero. Cuando regresó de París, sabiendo que la guardia de asalto había viajado a Rancas para develar el reclamo del pueblo, viajó toda la noche manejando su auto y se puso al frente de los comuneros. El brigadier que dirigía la acción le dijo: “Doctor Scorza, usted en realidad no tiene nada que ver en este cuento, usted viene de París…”, a lo que él le respondió que había nacido en el mundo andino, que era indígena; así que tendría que matarlo primero para detenerlo. Y así detuvo una masacre.

—¿Hay algún libro de Scorza, digamos, batallador, que recomiende en este contexto?
—Un libro batallador es (Cantar de) “Agapito Robles”, de la saga “La guerra silenciosa”; la acción concreta de los comuneros para recuperar las tierras de Yanahuanca, que estaba en manos de uno de los jueces más inicuos, como fue el doctor Montenegro.

—¿Qué significa “el relámpago” y “la flor” en este libro que presenta mañana?
—Son dos contenidos primordiales en Scorza. Por un lado, celebra la vida, la naturaleza, incluso la alegría; y, por otro, es un poeta que se pone del lado de los pueblos sublevados, de los comuneros que reclaman sus tierras, sus aguas; su identidad también. Entonces, la flor es la aspiración por la belleza y el relámpago es esa aspiración por cumplir con nuestros ideales sociales.

—¿Qué encontraremos aquí?
—En este libro, hay una adhesión manifiesta a su poesía y su narrativa. Scorza no ocultó los hechos en una especie de alegoría fantástica, sino que escribió los hechos con nombres de pueblos y personajes reales, tanto que la publicación de su libro “Redoble por Rancas” tuvo tal impacto que uno de los líderes del movimiento, preso en el Sepa, el Nictálope, fue liberado por el gobierno de Juan Velasco Alvarado. Velasco lo liberó gracias a un reportaje que hizo Guillermo Thorndike a Scorza, donde le dio el dato de que el Nictálope estaba en la cárcel. En el fondo, en sus libros había un periodismo literario, en donde se une realidad objetiva y realidad imaginaria, o fantasía e imaginación.

—La literatura regresaba a la realidad con Scorza.
— Con las armas de la literatura, logra actuar en la realidad. Lo que no siempre ocurre. Solo en el caso de César Vallejo con “España, aparta de mí este cáliz”, que los soldados imprimieron en la víspera de la guerra del Río Ebro y que los monjes del monasterio de Monserrate hallaron (dos ejemplares) en el campo de batalla. En el caso de Scorza puede servir como parangón que la única manera de identificar su cadáver luego del choque del avión en el que viajaba, en los restos encontraron su obra todavía inédita “El descubrimiento”, que estaba leyendo, y que fue el indicio para saber que era él. Todo ardió, menos la obra.

—¿Y por qué continúa inédita?
—Por un conflicto familiar. La obra está terminada; y, de alguna manera, ungida con ese hecho de que fue lo que no ardió en esta hecatombe. Esperemos que los herederos de Scorza se pongan de acuerdo para su publicación.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD