Rostros santos

La Dirección de Criminalística de la Policía Nacional del Perú lo grafica sin esa aura angelical y pacífica de un santo, más bien con la mirada cansada, los pómulos salientes y el rostro simétrico y ancho, de acuerdo a las referencias que se tiene del Santo de la Escoba.

Por Diario La Primera | 02 ago 2012 |    
Rostros santos
En conmemoración de los 50 años de la canonización de San Martín de Porres ha sido publicado un libro que recopila la iconografía de siglos del santo peruano.
Un cuadro del padre Norbert Georges, en 1935, lo presenta delgado, casi adolescente, con un rostro más delgado, cejas pobladas y cabello bien peinado, entregando algo de comer a un mendigo. Un anónimo del siglo XVII retrata a Fray Martín Penitente en sus treintas, con una boca más pequeña, orejas grandes y piel algo más clara. Ignacio Merino lo retrata flaco, con un rostro en el que se nota los huesos, con lo que hoy llamaríamos una barba estilo candado, algo calvo y a una edad que bordea las cuatro décadas. J. Guillermo Samanez, en 1928, lo dibujó más compacto, con un rostro más redondo, labios rojos, nariz pequeña, piel chocolate, el cabello perfecto como un casco y a una edad alrededor de los veinte años. Enrique Camino Brent nos regala a un Fray Martín de Porres con bigotes a lo Cantinflas, separados y puntiagudos, una pintura más cerca a las exageraciones de la caricatura, con un rostro de facciones prominentes y ojos grandes y gatunos.

Son solo algunos retratos del primer santo afrodescendiente de América que Pedro Gjurinovic Canevaro ha recopilado en “Iconografía de San Martín de Porres” (Fondo Editorial de la U. San Martín de Porres).

Referencia
Rostros santos

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.