Precaria editorial

El poeta Eduardo Leyton denunció públicamente el incumplimiento de la editorial Altazor del plazo de entrega de su libro, “Caronte”, que debió presentar este lunes en la XVI Feria Internacional del Libro de Lima.

| 27 julio 2011 12:07 AM | Cultura | 4.7k Lecturas
Precaria editorial
(1) Eduardo Leyton, Harold Alva y Lionel Henríquez, en plena discusión. (2) Último envío de dinero está registrado: octubre de 2010.
4707

Los asistentes a la presentación de “Caronte” de Eduardo Leyton (lunes, 5.30 p.m., Sala José María Arguedas) fueron testigos de la consternación del escritor, al encontrarse solo en la sala y sin libros.

Indignado, Leyton contó a los asistentes los pormenores de este hecho vergonzoso que (él mismo lo ratificó) no tiene nada que ver con el Perú (ni con los presentadores de su libro: Arturo Corcuera y Miguel Ángel Zapata), sino directamente con el editor: “Este libro debió ser publicado por Altazor hace más de un año y medio. Lo único que he visto de este libro son unas tapas vacías. Tengo los documentos del envío de 700 dólares a Harold Alva. El último envío de Chile lo hice el 30 de octubre del año 2010”.

Tras una demora y nuevos plazos, debió aparecer en enero de 2011, pero no fue así: “Alva ofreció un viaje a Chile para lanzarlo. Suspendió el viaje y desapareció otra vez. Y luego ofrece lanzarlo en esta feria. Vine desde Chile a presentar mi libro. Quiero denunciarlo; no es la primera vez que hace esto”.

A Leyton se sumó su paisano Lionel Henríquez, quien también espera el total de la edición de su libro “De búhos y alondras. Poetas universitarios”, del que es compilador: “El proyecto nace hace tres años con mi taller literario. He publicado en México, en 2008; el año 2009, otro, producto de un taller en Buenos Aires. Tengo pagado este tercer libro y el problema para mí es más fuerte, porque no es un libro mío, es el libro de la Universidad Austral de Chile, que pagó la edición, que pagó mi viaje para venir a presentarlo. He recibido 15 libros hasta ahora. Créanme, no sé cómo voy a volver a mi casa de estudios con 15 libros. Estoy como muerto en vida, porque no sé cómo voy a responder a la universidad”.

Por su parte, Doris Moromisato, directora cultural de la Cámara Peruana del Libro, invitó a Leyton a formalizar esa denuncia ante la Cámara, por escrito: “Tengo entendido que antes sucedió algo parecido con otro poeta chileno, Héctor Hernández Montecinos”.

Los reunidos en el lugar, “motu propio”, escribieron un pronunciamiento de rechazo por estas “demoras” en la entrega de un libro que debió estar impreso en 2010, que no pudo ser distribuido en la Feria del Libro, que no estuvo disponible el día de la presentación para que el público lo adquiriera y no podrá exhibirse en esta feria.

Mientras se firmaba el documento de protesta escrito en una hoja bond por uno de los asistentes, el editor Harold Alva apareció, se sentó en la mesa pidiendo las disculpas del caso, con alrededor de media hora de retraso, y mostró dos (2) ejemplares de “Caronte”. Sin embargo, para mayor indignación, el libro no llevaba el sello Altazor como sí lo estaba en las pruebas anilladas que el autor había recibido anteriormente. Además, los ejemplares tenían las páginas ondeadas, mala calidad de impresión (cual fotocopia) y una diagramación artesanal que no son soporte digno para la poesía de Eduardo Leyton, exponente contemporáneo de un país con una tradición literaria cimentada por Pablo Neruda y Gabriela Mistral.

Acto seguido, el editor se comprometió a entregar los 700 libros pactados a las 6 de la tarde de hoy; sin embargo, el daño ya está hecho. El daño de imagen no solo es para el editor o el sello editorial, sino para el Perú, la industria editorial y el duro oficio de editor que enaltecieron en otros tiempos personajes como, por ejemplo, Juan Mejía Baca. El poeta Leyton reveló que en Chile se piensa que en el Perú hay buen mercado editorial, además de que los costos de edición son menores. Leyton señaló: “Yo estoy indignado con Harold Alva, pero no estoy indignado con el Perú”.

El poeta formalizó esta denuncia ante la Cámara, por escrito, a fin de que esta pueda hacer uso de este documento para revisar la situación de Altazor como socio de la Cámara Peruana del Libro y pueda tenerse en cuenta este tema en la organización de las próximas ferias del libro. Leyton está meditando tomar acciones legales contra el editor al respecto.

Esto no se le hace a un poeta.


Marco Fernández
Editor de Cultura


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD