Porfiado sin remedio

Persistente, tenaz, son algunos de los adjetivos que podríamos utilizar para describir a Winston Orrillo, poeta, periodista, profesor, publicista, que acaba de presentar la segunda edición de un texto que fue muy celebrado cuando se publicó en 1989. Winston ensaya allí un paralelo entre la vida y obra de Martí y Mariátegui. Ambos revolucionarios en contextos distintos pero con enemigos comunes como la injusticia, la explotación, el colonialismo.

| 10 febrero 2009 12:02 AM | Cultura |  735 
Porfiado sin remedio
Periodista y docente universitario Juan Gargurevich
Con ocasión de la presentación del libro Literatura, inteligencia y revolución en América Latina (EDUCAP 6/2/2009), Juan Gargurevich escribió este texto

Más datos

DETALLE

Pedirle moderación es inútil. No está hecho para la tranquilidad sino para la porfía que muchas veces a algunos les incomoda. Qué le vamos a hacer. Winston es asÑ Un porfiado sin remedio.
735  

Conocí a Winston en los años 70 cuando la izquierda se había entusiasmado con los planteamientos originales de la fallida "Revolución de la Fuerza Armada" que abrió ventanas hacia el medio mundo que las derechas locales nos habían cerrado desde la Guerra Fría.

Se rompían muros que nos separaban de los países llamados entonces socialistas. Llegaban revistas, libros, intelectuales… un aire de izquierda se colaba por fin en el Perú. Y aquí mismo en Lima se iniciaba la producción de textos cuya sola posesión hubiera significado la cárcel. Uno de de los más entusiastas editores era Winston, quien lanzó su recordada "Editorial Kausachun".

También lo recuerdo en San Marcos cuando sustentó su tesis de doctor con el tema del libro que comentamos. Un grupo de estudiantes reaccionarios le organizaron un escándalo pretendiendo impedir su grado. Estaba allí el poeta Romualdo, indignado, protestando a gritos "¡Fascismo, esto es el fascismo!" Y creo que su poderosa voz atemorizó a los manifestantes.

Yo ingresé a la plana docente de San Marcos en 1972, con Jorge Puccinelli y Antonio Cornejo Polar pero me retiré y volví en los 80, gracias a Winston, que me gestionó un "recontrato" porque los contratos estaban prohibidos. Me contaron entonces que Orrillo era, digamos, un profesor "disfuncional". -¿Disfuncional? – pregunté, intrigado. -Sí, porque muchas veces en lugar de dictar clases como todos los demás, cita a sus alumnos en el cine, los acompaña a conferencias, trae películas… Efectivamente, Winston era y es asÑ Un "disfuncional" en el amplio sentido de la palabra porque su pasión por enseñar lo hace entablar vínculos con sus alumnos que van más allá de su obligación pedagógica formal, para que sean más cultos y en consecuencia más sabios. Como debe ser un buen periodista. Es Premio Nacional de Periodismo. Y romántico empedernido que ha llevado sus pasiones a libros de poesía publicados a lo largo de más de 30 años. Winston, que cultiva las palabras para usarlas como cañonazos o caricias, probablemente se auto describiría como un "apasionado". Porque lleva a extremos su afán por el periodismo, la poesía, la pedagogía, la amistad, las palabras.

Loading...


En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.

Deje un comentario