Perú en la sangre

- ¿Qué significa vivir tantos años fuera del Perú?
- En realidad yo nunca me fui del Perú, vivo en el Perú. El Perú para mí existe en la más profunda cercanía y a la vez, es parte de lo que pienso y de lo que canto. Al irme del Perú recuperé la propia esencia de su significado mágico y gracias a la distancia, hoy puedo decir que he construido una imagen del Perú que presento en todos mis recitales.

| 15 mayo 2008 12:05 AM | Cultura | 770 Lecturas
Perú en la sangre
Tania Libertad encantó al público en la feria de Turín.
Tania Libertad, intérprete peruana, tuvo la gentileza de recibirnos en un lujoso Hotel de Turín. Esta es una visión de una persona que ama de otro modo al Perú.

Más datos

DATO

Tania Libertad en un concierto cantó los poemas Idilio muerto y Dios. Se trató de un homenaje a César Vallejo con ocasión de la Feria Internacional del Libro en Turín.
770

-¿Tienes nostalgia por volver?
- No, no, en verdad, no.

-¿Por qué?
- Porque llevo en el alma al Perú, a lo más importante que tiene que es su alegría, sus canciones, con las que el pueblo exterioriza sus alegrías, sus tristezas que vienen de su propia realidad.

- ¿No tienes un proyecto para regresar?
- Lo que sucede es que ya tengo construido un mundo que me ha costado mucho ponerle cimientos. Es como una casa donde tengo todo, pero lo más importante es que está llena del Perú. La distancia le permite a una persona tener una mejor visión, veo al Perú con optimismo desde cualquier lugar.

- ¿Cuales son las mejores voces?
- Sin duda, Ima Súmac, por supuesto Cecilia Barraza, Eva Ayllón, Maritza Rodríguez, Alicia Lizárraga, Jesús Vásquez, en fin, otros nombres más. ¡Ah!, no debo olvidarme de Esmila Zevallos, sobrina de Ima Súmac, se la llevó cuando era muy joven. Recuerdo que tenía un programa de televisión y participaba el gran Nicomedes Santa Cruz.

- ¿Qué significa cantar a Vallejo?
- Es una sombra fuerte que siempre nos persigue. Se trata de un poeta no sólo de talla universal sino que su poesía al ser cantada, adquiere otra dimensión. Yo estaba en deuda con él, pero ahora que lo canto tengo absoluta tranquilidad. Resulta que cuando tuve 16 años viajé a Chiclayo a cantar un poema de Juan Gonzalo Rose, se llamaba: tu voz. Al regresar a Lima le entregué el trofeo y desde entonces me vinculé a varios poetas.

Bueno, como no es posible detener al tiempo y yo, como todo ser humano, también tengo un día fijado para irme de este mundo, tal como lo dice César Vallejo. Yo he dispuesto que me entierren en México, en un cementerio pequeño y hermoso ubicado en la esquina del río Magdalena, Insurgentes y Revolución. Imagínate qué lugar más hermoso para descansar.

José Luis Ayala
Desde Turín


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD