Nora: las palabras no hacen el amor

Una antología de poetisas suicidas, con sus respectivas biografías, realizada por la escritora ayacuchana Nora Alarcón. Un prólogo de Max Silva Tuesta examina este volumen.

Por Diario La Primera | 02 oct 2010 |    
Nora: las palabras no hacen el amor

Corría el año 2006, pero Nora Alarcón solo caminaba. En esa diferencia se basaba su estado de ánimo. Ella andaba por las calles de Barcelona pensando que ese que sentía era tal vez el único dolor. Sin embargo, en plena caminata encontró a una amiga, la escritora Sylvia Plath. Lo hizo de la única forma en que se puede hallar a una poeta suicida: viviendo en sus libros. Y conversaron (una callada y otra con voz enmudecida) a través de La campana de cristal. Allí conoció a una mujer con la cual se identificaba. Más adelante se unieron al grupo Marina Tsvetáieva y Anna Ajmátova, con El canto y la ceniza. Mientras Nora leía lo que ellas escribieron en un campo de concentración estalinista, extrañaba Ayacucho, su ciudad natal, y a sus amigos... Y luego recordaba las palabras de Pizarnik: “… las palabras no hacen el amor/ hacen la ausencia”.

Algunas de estas poetas eran suicidas; tal vez los versos más sentidos o que más le impactaron fueron de ellas. Fue así que ideó con el tiempo recoger en un libro a aquellas poetas que habían corrido esa misma suerte. Tomó como precaución no antologarse ella misma; aunque señala que los versos que publica son aquellos en donde reconoce un fragmento de su propio ser: “una nostalgia o una emoción que yo misma nunca podría haber expresado con la misma precisión”.

Nora Alarcón es bilingüe; habla el español y el quechua. Su poemario Alas de soledad (2005) fue editado en edición trilingüe: español, quechua y alemán. “Una escritora alemana, ahora desaparecida, lo tradujo. Tiempo atrás, un amigo leyó uno de mis poemas, se lo mostró a otro amigo, alemán, y a través de él, la Asociación de Escritores Alemanes me invitó al país y me costearon todo. Ahí recité mis poemas y terminé cantando en quechua, a pedido del público”. Su otro libro, Alas al viento fue publicado en el año 2000. En esta reciente obra, Bellas y suicidas (Sol Negro, 2010), Nora Alarcón recoge versos de Alfonsina Storni, Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik, Anne Sexton, entre otras poetas que se quitaron la vida a sí mismas: “Por circunstancias, no pude incluir a algunas otras, como Paula Sinos, de quien rescaté estas palabras: ‘Siempre puedes pensar que fue el tren el que se arrojó a ti’.

Fue el poeta José Watanabe quien le sugirió hace años que llevara un taller con el vate Marco Martos si le gustaba la poesía. Nora lo hizo. Así que cuando tuvo la idea de hacer una antología de poetas suicidas, llamó a este último, y juntos encontraron en el psicoanalista Max Silva Tuesta al perfecto prologuista de su actual libro. Ella cuenta que lo convenció con una sola frase: “Yo soy una suicida en potencia”.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.