Mo Yan, nuevo ídolo literario

El nuevo ídolo de la literatura mundial es el escritor chino Mo Yan, quien fue anunciado como el Premio Nobel de Literatura 2012, ayer. Y aunque él diga que “ganar no representa nada” y que seguirá “centrado en la creación de nuevas obras”, sus obras serán el nuevo “boom” del mercado editorial, tan dado a la curiosidad.

Por Diario La Primera | 12 octubre 2012 |  1.1k 
Mo Yan, nuevo ídolo literario
“Sorgo rojo”, “La república del vino” y “Rana” son algunas de las obras de Mo Yan.
Guan Moye (1955), más conocido por su seudónimo Mo Yan, es el Premio Nobel de Literatura 2012 y tiene una relación intensa con la literatura latinoamericana.
1125  

Desde su casa en la aldea de Gaomi, de la provincia oriental de Shandong (China), Mo Yan dio una entrevista a la inesquivable agencia oficial China News, incluso para un escritor como él que ha preferido rehuir de los medios de comunicación en esta ocasión: “China tiene muchos autores excelentes, cuyos destacados trabajos podrán también ser reconocidos en el mundo”, dijo.

Sin embargo, una sombra ennegrece el panorama cultural tras esa noticia: Mo no ha sido muy publicitado en los medios de su país y, además, es considerado el “primer” escritor de nacionalidad china que ha ganado el Premio Nobel de Literatura, negando así a Gao Xingjiang, franco-chino que ganó este premio en 2000 y que no es reconocido por China por sus críticas al sistema comunista.

Sombra mediática
Los presentadores del canal chino CCTV publicaron la noticia sin apoyo de imágenes, y pasaron en segundos a otro tema. La agencia oficial Xinhua reprodujo el anuncio de los Nobel y publicó una cronología de los premiados desde 2001; obviando así a Gao Xingjiang (2000). El diario oficialista “Global Times” también remarcó que es “el primer” chino que recibe este galardón; igual “China Daily”, que redujo a cuatro párrafos la noticia, tomando la nota que remitió Xinhua desde Estocolmo. Uno de los que marcó la diferencia fue el diario independiente “South China Morning Post”, que sí mencionó a Gao.

En la red social Weibo, parecida a Twitter, los chinos hicieron hasta bromas: como “cuando Mo recoja el premio y el público rompa en aplausos, él se va a dirigir a ellos y les espetará: ¡callaos!”. El pseudónimo del autor significa “No hables”. También hubo denuncias en las redes: “Al menos, China ahora tiene a un Premio Nobel que no está encarcelado o exiliado”, en referencia a Gao y al Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, en prisión. En las redes sociales sí hubo una masiva difusión de la noticia, pero también hubo quienes calificaban a Mo como el “primer” y “verdadero” escritor chino en recibir el Nobel de Literatura.

Gabo y Vargas Llosa
Pero Mo Yan, aunque muy poco leído en esta parte del mundo, tiene relaciones intensas con la literatura latinoamericana. En 2011 asistió a la presentación de la primera traducción oficial al chino de “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, por quien manifestó admiración: “Tras leer siete páginas de esa novela, en la que entré atraído por su primera frase, encontré inspiración para mi propia obra”, señaló en mayo de 2011, cuando asistió a la presentación de la primera versión en mandarín que pagaba derechos de autor al escritor colombiano, después de que en las anteriores décadas circularan ampliamente por China versiones “no autorizadas” de esa y otras obras de García Márquez.

También estuvo un mes después con el otro monstruo del “boom” latinoamericano: Mario Vargas Llosa, quien promocionaba su obra por ese país. Mo desató las carcajadas de los asistentes al contar que cuando mostró a su esposa una fotografía de Vargas Llosa ella pensó que era “mucho más guapo que él” y “dejó de hablarme durante un tiempo”. “Lamento haberle generado problemas conyugales”, respondió con humor el también Nobel peruano, quien visitó junto a Mo al día siguiente el Instituto Cervantes de Beijing.

Referencia
Propia

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario