Mi flor de la Canela

A treinta años ya del comienzo de mi pequeña obra cancionera puedo, sin temor a equivocarme, llegar a la conclusión de que no alcancé jamás a hacer folclore. Apenas hice canción popular y, de ella, solamente juglaría. Fue sin proponérmelo. Simplemente encontré que había que dejar el amor a los poetas. Pero debía cantar, aun sin lo que comúnmente se llama “tener voz”. Debía cantar.

Por Diario La Primera | 09 jul 2008 |    
Mi flor de la Canela
(1) Doña Victoria Angulo de Loyola: “Flor de la Canela”. (2) Chabuca Granda, juglaresa, según su propia opinión.
Chabuca Granda, de acuerdo al siguiente testimonio, se inspiró en la personalidad, dulzura y magia de Doña Victoria Angulo de Loyola y le dedicó: Flor de la Canela.

Más datos

DETALLE

Este histórico texto fue publicado en Selecciones del Reader’s Digest, en el mes de marzo de 1980. Recordemos que el arquitecto Javier Luna Elías le ha solicitado al alcalde de Miraflores, Dr. Manuel Masías Oyanguren, un local para el Museo Chabula Granda.

¿Qué era un juglar?
Era un agente divulgador en la cultura medieval para personas humildes. Se detenía en aldeas y castillos para cantar, narrar y actuar. Era un artista popular que divertía y encantaba. Cultivó una memoria prodigiosa para recitar Cantares de Gesta. A veces repetía textos aprendidos de otros juglares, pero generalmente improvisaba para cautivar a una siempre nueva audiencia.

Entonces, me puse a contar cantadito sobre todos y todo aquello que llamó mi atención. Y esa fue mi buena suerte: la juglaría. Seres grandes de ciudad pequeña y plácida, como es Lima, ganaron un camino natural para la canción peruana como embajadores de nuestras costumbres e ideosincrasia. Por eso: “Déjame que te cuente”, de mi adorable Flor de la Canela, mi señora Doña Victoria Angulo de Loyola, de finísima raza negra, por quien Lima tendría que alfombrarse para que ella la caminara de nuevo; canción a la que todo debo, inclusive el honor de estas palabras en Selecciones del Reader’s Digest.

Doña Victoria pertenece a antiguas familias negras del Perú, las que considero guardan mejor que nadie en Lima, y más cuidadosamente, las antiguas costumbres y tradiciones de nuestras costas peruanas. Ser madrina de la antiquísima –de casi tres siglos– Primera Cuadrilla de Cargadores de las Andas de Nuestro Señor de los Milagros –Santo Señor Negro del Perú–, indica su alcurnia negra. De la altiva familia peruana es hoy heredera Doña Victoria; cumple este 21 de julio 89 maravillosos, elegantes y jóvenes años.

En Perú llamamos azúcar flor a lo mejor del azúcar; arroz flor a lo mejor del arroz; igual a la harina; y para mí, lo mejor de su raza es ella: canela flor.

Por ella, por Doña Victoria y, desde ella, pude hacer un pequeñísimo homenaje a una raza que nos devolvió con bondad, ritmo, gracia y elegancia, todo el dolor que se le infirió con la hasta ahora incomprensible injuria de la esclavitud.

Selecciones del Reader’s Digest, con el nexo invalorable con que nos reúne a los pueblos de Hispanoamérica y el mundo, me ofrece poder dejar un testimonio de agradecimiento y amor a Doña Victoria y a los pueblos que cantan –quizás sin saberlo– a esta admirable peruana en mi Flor de la Canela.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.