Maestros danzaks

Danzantes de tijeras compartirán mañana sus conocimientos en una actividad cultural que comenzará con el canto en shipibo, aymara y quechua del Himno Nacional.

Por Diario La Primera | 28 ago 2012 |    
Maestros danzaks

Antes, las láminas que llevan en las manos los danzantes de tijeras eran de oro fundido y no de hierro forjado, como ahora. Antes, el chinchín tússoc (danza de tijeras) se hacía con ‘tijeras’ que tenían formas de aves, peces, y se fabricaba en siete viernes y siete martes, lo fundían poco a poco; era un ritual. Con la llegada de los españoles a estas tierras comenzaron a forjar el hierro.

Esta es solo una parte del conocimiento sobre el chinchín tússoc (danza de tijeras de Huancavelica) que un grupo de danzantes liderado por Máximo Hilario Solier, el reconocido Derrepente, compartirá mañana (7.10 p.m.) en la Derrama Magisterial (Av. Gregorio Escobedo 581, Jesús María), como parte de la actividad “Cultura popular - Danza de tijeras”. Esta actividad comenzará con el canto en quechua, shipibo y aymara del Himno Nacional, continuará con testimonios de artesanas y artistas shipibas, asháninkas y quechuas. La antropóloga Susana Ilizarbe Pizarro sostendrá los argumentos para repensar, reflexionar y desterrar la palabra folklore.

Junto a su hijo Gabriel Hilario Huamanyali, “Lucifer”, y sus nietos Gabriel Hilario Lima, “Lucifer hijo”, y Yuri Hilario Páucar, “Qori Mayo”, Derrepente compartirá sus saberes de este ritual de culto a la Pachamama.

“Para nosotros, vive la tierra, vive el cerro, los apus viven, desde nuestros antepasados hasta la actualidad”, dice Lucifer: “La mayoría, cuando comenzamos a emigrar a Lima, en los 80, nos trataba como ignorantes, pero, curiosamente, cuando comienzo a viajar del 85 en adelante, me doy cuenta que incluso en los Estados Unidos los indígenas americanos rinden tributos a la tierra y la naturaleza, y tienen una reserva y viven del Estado”.

Cada baile está relacionado con los quehaceres del campo y del hombre. Cada baile tiene su significado y algunos, por desconocimiento, entreveran todo. “Por ejemplo, algunos dicen que un danzante se ha copiado de Michael Jackson o de los pasos de ballet cuando ven a un danzante de puntas. La gente, como nadie lo ha explicado, no entiende. Ese baile se llama contradanza. Ese baile es la imitación del batán cuando se muele el ají o se pela el trigo. Eso es lo que la gente no sabe”.

Oriundos de la comunidad de Rantay, distrito Anchonga, provincia Angaraes, departamento Huancavelica, Derrepente es Medalla de Honor José María Arguedas 2011 y cumple 42 años de haber viajado a México a las Olimpiadas de 1962. En julio de 1962 llegó al Coliseo Nacional, en Lima; han pasado 50 años desde entonces. Tiene 70 años de vida artística.

Referencia
Maestros danzaks

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.