Los ángeles humanos desterrados y rebeldes

- ¿Porqué poetizar a estos personajes?
- En los tres hay una voluntad de disidencia, de quebrar un orden establecido que lo llamaremos el cielo que es este país o este planeta, frente al cual se sienten desacreditados, desalentados y quieren transgredir.

| 04 noviembre 2009 12:11 AM | Cultura | 852 Lecturas
Los ángeles humanos desterrados y rebeldes
Habla Tulio Mora, quien ha publicado Ángeles detrás de la lluvia. Un libro de poesía que rescata a Carlos Oquendo, Juan Ríos y Mario Santiago Papasquiaro.
852

- ¿Son ángeles rebeldes?
- Sí, es verdad y el libro es más bien la contestación de sus caídas.

- En el caso de Oquendo, hay un conocimiento de su condición humana.
- Ese hecho se lo debo a tu libro sobre su biografía. Me pareció maravilloso y además de múltiple aplicabilidad, sea para un guión, una narrativa, una novela más larga o un ensayo. Estoy pensando en una cuestión tan terrible, Oquendo que nos privó de su poesía y quizá haya participado en la formación ideológica de personajes como el padre de Vladimiro Montesinos, quizá haya formado cuadros cuando estuvo en Arequipa cumpliendo una labor de adoctrinamiento y difusión. Entonces, se truncó, dejó de escribir la poesía que todos soñamos y sin duda su labor política le ganó, el poeta lamentablemente enmudeció. Eso fue terrible, fue una gran pérdida, no sé si de eso estaba conciente.

- ¿A qué se debe la vigencia de su poesía?
- A la frescura permanente, a esa inocencia asoåmbrosa. Mientras tenía esa contradicción, mientras que su vida era desoladora, inventó un mundo posible de arquitectura y geometría, ¿no? De cierta perfección moderna, de sueños que todos los vanguardistas tenían, esa confianza en la modernidad, en el asombro frente a la tecnología, a la poesía, a la palabra.

- Hay un proceso de identidad con los personajes ¿es verdad?
- Efectivamente, lo que usé fue un recurso de múltiples voces como si fuera una entrevista a personas que van contando sus vidas y son los ángeles que hablan. A partir de ese sueño que tú cuentas, de Beingolea, sobre la tortura que Oquendo sufre en un barril y después se cumplió. Yo lo pongo en ese barril para soñar toda su vida, todas sus posibilidades que se fracturaron, que se quebraron porque en este país la modernidad no era posible.

- Y, ¿qué clase de ángel eres tú?
- Yo sigo siendo desde antes un ángel rebelde, un ángel incorregible, un ángel disidente pero soy un ángel humano.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD