La vida es una flor

El título de la novela recuerda a un poema de Passolini, “Danza de Narciso”, donde las violetas son protagónicas. Hay cierta similitud con el púrpura, el turquesa, colores que describen sentimientos y sensaciones en el relato. Sin embargo, la autora considera increíble que durante las horas de escritura de su “nouvelle” no le haya venido a la mente el “bellísimo poema de Passolini”.

| 20 agosto 2011 12:08 AM | Cultura | 1.4k Lecturas
La vida es una flor
Desde Münich, Patricia Colchado nos habla acerca de su primera novela , “La danza del narciso” (San Marcos, 2011).
1425

“En general, me he obsesionado siempre por el significado de los colores”, dice Patricia Colchado, “he intentado hallar sus significados en mis propias emociones y sentidos. Sobre todo, en la danza adquieren un valor relevante así como cada giro, cada salto”.

Patricia Colchado pinta los sentimientos en blanco, púrpura y negro. El blanco, la pureza anhelada, la ilusión de lo puro. Agustín, protagonista, “siente y piensa los colores. Para él, el haber encontrado el púrpura es haber llegado al desconcierto y al vacío...”. “La soledad es necesaria, pero no debe convertirse en nuestra única morada”, recomienda un personaje.

La autora ha danzado desde los 6 años. Actualmente enseña ballet, en Münich, ubicado en “El País de los Nibelungos”, como le gusta decir.

¿Será este un homenaje a la danza o una forma de aplacar la nostalgia de la Lima que conoce? En las páginas de “La danza del narciso” uno recorre principalmente el Centro de Lima. “Extraño Lima, me encanta”, responde: “He habitado y respirado en sus calles, he escuchado sus latidos y aullidos. El corazón de la ciudad siempre me ha seducido, es cierto. Escribir ‘La danza...’ me ha permitido volver a sentir, a palpar, a internarme en el Centro de Lima. Continúo refugiándome en la danza, en la capital bávara. Ahora soy yo quien observa los rostros infantiles llenos de ilusión por danzar”.

Hay en el texto un contexto político que se toca muy suavemente, con las referencias a una reelección de F ayudado por un asesor M (que habría dado dinero a un corrupto alcalde K) aunque muchos votaron por un tal T. Estas son referencias reales y situaciones reales. Patricia Colchado siempre ha evitado los temas políticos, “pero era necesario dar ciertas pinceladas (de historia) en la historia”: “Diría que Agustín y Micaela (dos personajes) son demasiado reales, pero hay muchos seres fluyendo dentro de cada uno de ellos. Seres con los que he estado frente a frente, que tienen mucho de mí, con los que me he sentado en bancas, en parques, en aulas de universidades, y en salones de ensayos. Sombras y musas, demonios y seres alados transitando mi lima gris y mágica”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD