La Santa Inquisición y las ganas de llorar

La Santa Inquisición, institución medieval fundada en la primera mitad del siglo once. Creada para excomulgar herejes (todos aquellos que disientan de los dogmas de Iglesia católica). La historia, como suele hacer, ha devorado a esta institución.

| 09 enero 2017 09:01 PM | Cultura | 2.8k Lecturas
La Santa Inquisición y las ganas de llorar
La Santa Inquisición y las ganas de llorar
Por: Daniel Carrillo Gil
2842

Sin embargo, diario El Comercio, el sábado 7 de enero del 2017, publicó una nota titulada Cipriani y sus mensajes para defender a los niños, en la cual se expuso las palabras del cardenal respecto de “la ideología de género”: “Por qué tanto afán de querer corromper nuestra moral, de creer que es posible darle vuelta a todo… y en lugar de ser honestos, queremos enseñarle a nuestros niños que las mujeres pueden ser hombres y los hombres pueden ser mujeres”, dijo.

Sería comprensible, absolutamente, si esta discusión tuviera como escenario el siglo once y estuviéramos cotejando sobre cómo incinerar a Giordano Bruno. Han pasado mil años, quizá tan rápido para algunos, que no han podido enterarse. Las bases de pensamientos y posturas capaces de justificar el asesinato de mujeres, enfermos mentales y homosexuales, la excomunión de personas con ideas razonablemente distintas, son caducas y nocivas. Lo son porque producen violencia. Y es razonable luchar por reducir la violencia y el dolor, en el mundo civilizado.

La ilustración y sus consecuencias, cantidades industriales de sangre derramada en la Revolución francesa (1789), el inicio de la Edad Contemporánea, dos guerras mundiales y las revoluciones socialistas, son razones suficientes para comprender que así como el tiempo, las ideas cambian y, necesitan cambiar si queremos caminar hacia una sociedad más humana en la medida de lo posible.

Las palabras del cardenal son violentas y se fundan en la ignorancia respecto de la ciencia en general, y de las ciencias sociales en particular. Los estudios de género únicamente sostienen que así como la antropología se encargó de demostrar que existen sociedades distintas a la sociedad occidental ideal, también existen cuerpos, orientaciones y formas de amar, disfrutar y sentir, fuera de la familia funcional ideal; se trata de educar bajo la premisa de que existen personas diferentes y que las posibilidades humanas son diversas, múltiples. Esta (“la ideología de género”), que se menciona y critica con seguridad alucinante, no es otra cosa que educación con enfoque de género, que si se pudiera realizar tendría consecuencias tan funestas como que los niños y niñas entendieran que no se es un monstruo terrible si siente atracción por una persona del mismo sexo y, que tampoco es un monstruo ni un saco de box aquel compañero “rarito”. Estamos hablando de políticas educativas dirigidas a reducir la violencia en sus múltiples sentidos en pos del bienestar y calidad de vida de la población.

Un fragmento de una entrevista que hice a Verónica Ferrari, para la revista de ciencias sociales Epicentro. Verónica es ex directora del MHOL, popular activista y lesbiana recalcitrante: La Primera

DC: ¿Qué opinas sobre la discusión que genera la Iglesia católica respecto de si la homosexualidad es algo natural o es una construcción social?

VF: Lo que hace la Iglesia es sentenciar que nosotros (los homosexuales) somos antinaturales y que lo normal es ser heterosexual. Cuando ser heterosexual no es algo tan normal porque es algo a lo que te obligan desde que naces, entonces se convierte en una obligación e imposición. Así, resulta ser, en algunos casos, muy artificial. En cambio la homosexualidad es algo que te niegan toda la vida, vemos una constante mutilación de tus deseos homosexuales. Eso sí podría decirse que es algo mucho más natural porque es algo contra lo que no pueden luchar, es algo intrínseco a tu ser que se va desarrollando mientras vas creciendo, al igual que la heterosexualidad, es algo que se da con la socialización.

DC: ¿Cómo ves la situación actual en la sociedad peruana en cuanto a derechos y políticas de género?

VF: De hecho no hemos avanzado nada en política. No hay ninguna política específica sobre el tema. Las pocas cosas que se hacen, se hacen muy temerosamente, se hacen cuando ya hay mucha abogacía social de parte de la sociedad. En la sociedad, sin embargo, se ha avanzado mucho sobre el tema, cada vez hay mayor tolerancia. Ahora, que esa tolerancia social se convierta en respeto es un paso más importante que en algún momento se dará. Por el momento la gente ya sabe que hay que convivir con las diferencias sexuales y de género. Ya no pueden perseguirnos, secuestrarnos, torturarnos o, incluso, matarnos, como bien se daba antes. Y esto porque la homosexualidad estuvo penalizada por mucho tiempo, en el Perú no, pero si en muchos otros países.

Pensar que el futuro de los niños y niñas peruanos está minado por la cultura de la intolerancia, por la personalidad autoritaria, por la violencia cotidiana, da ganas de llorar.

Daniel Carrillo Gil

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Daniel Carrilo Gil
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario