La rebelión de uno

“Un día, aterrorizado ante la idea de tener que emplearme en una oficina para ganarme la vida, se me ocurrió la idea del empleado ejemplar que un lunes, harto de la rutina laboral, decide quedarse en la cama haciendo fiaca”. Así describe el dramaturgo argentino Ricardo Talesnik el comienzo de la gestación de “La fiaca”. Llevada a las tablas por primera vez en 1967 en España, con el nombre de “La pereza”, esta obra ha sido representada desde entonces en todo el mundo.

| 05 setiembre 2012 12:09 AM | Cultura | 1k Lecturas
La rebelión de uno
“La fiaca” se ve (hasta el 24 de setiembre) las noches de jueves a lunes, en el Teatro Larco.
“La fiaca”, la primera comedia dramática del multipremiado argentino Ricardo Talesnik, continúa en cartelera hasta el 24 de setiembre.
1042

La historia es la de un empleado modelo, de esos que nunca faltan al trabajo y cumplen con los objetivos de la empresa, que decide, de un momento a otro, dejar de ir a trabajar. Le ha dado la “fiaca”, una especie de pereza que no es física, sino existencial. Lo que comienza como un juego y se vislumbra como el inicio de la verdadera vida, gozando de libertad plena (momento en que el espectador piensa en proclamarse con “fiaca” el siguiente día laboral), se revela como la tragedia de quien solo tiene su trabajo para sobrevivir y la esperanza lejana de un aumento de sueldo para poder vivir relativamente bien.

Desde su autobiografía, que puede encontrarse en la web ricardotalesnik.com.ar, Talesnik (Buenos Aires, 1935) juega con nosotros: cadete devenido en modelo publicitario, casi vendedor de bananas al por mayor, como su padre, intentó “… volver a estudiar para escapar de las bananas, pero fue inútil. Debí renunciar al trabajo y al estudio porque mi única vocación era el sexo”; luego, “… en seis meses de tesonera labor como intermediario no pude vender ni un solo departamento. Desalentado, volví a las bananas, vendiéndolas esta vez al por menor”. Agente de relaciones públicas en el diario argentino La Razón, practicando dactilografía (“con sus respectivos dedos índices”) para escribir su reporte diario sobre su trabajo, un día se le ocurrió un gag: “Así comenzó mi carrera de autor”.

“La fiaca”, comedia dramática donde el autor entrega sin pereza lo mejor de su humor, se está presentando en el Teatro Larco (Av. Larco 1036, Miraflores), gracias a la Asociación Cultural Plan 9 (“La Chunga”, “El mentiroso”, “En la otra habitación (o la obra del vibrador)”), cuya puesta en escena ha sido bastante alabada por los crítico y el público, debido a una lógica razón: es buena. Óscar López Arias encarna al “perezoso” Néstor Vignale, que no va al trabajo porque no le da la gana; pero mientras el personaje se relaja, el actor despliega todo su arte con un esfuerzo que requiere mucho físico, alta concentración y una dosis de talento bastante respetable. Un irreconocible Lucho Cáceres, conocido más por las telenovelas y las series de televisión, revive en el escenario con dos papeles cómicos y bien caracterizados que merece las palmas: el otro trabajador infaltable, que es el de los que le tienen miedo al jefe (alias “La Chancha”), y el psicólogo de la empresa que trata de rescatar a uno de sus mejores trabajadores de las garras de esa rara pereza para devolverlo al sistema.


Marco Fernández
Redacción

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario