La política no invalida la literatura

Narrador, guionista, editor en el medio argentino “Página 12”, conductor de programas literarios, Juan Sasturain (1945, Buenos Aires) es un escritor de múltiples facetas.

| 05 agosto 2012 12:08 AM | Cultura | 1.8k Lecturas
La política no invalida la literatura
El paso del tiempo solo dejará vigente algunos textos y autores, dice Sasturain.
1890

En 2005 lo invitaron a hacer un programa de libros, en Telefé, los domingos en la noche, y no pudo rechazar la oferta. Se llamaba “Ver para leer” y hablaba solo de literatura con invitados de lujo. Ahora conduce “Disparos en la biblioteca”: “Lo han colgado en youtube. Son 8 programas de literatura policial argentina. Uno centrado en Borges, otro en Walsh…”.

—Walsh, un caso no cerrado.

—¿En qué sentido?

—En que no se encuentra el cuerpo.

—¡Ah! Pero sabemos que hay un cuerpo que buscar. Sabemos más que en otros casos. No fue una muerte clandestina. Walsh murió en la calle, disfrazado, con barba y sombrero. Disimulaba su apariencia; estaba repartiendo su boletín de información por los canales no habituales del periodismo.

—¿Es el padre del nuevo periodismo, al menos en Latinoamérica?

—De algún modo, sí, cuando esa categoría todavía no estaba acuñada. Los rótulos, en general, siempre vienen después.


Literatura y fútbol
En internet circula su cuento “Subjuntivo”, recopilado en “La mujer ducha” (Debolsillo, 2010), uno de los más celebrados y que él considera un bello ejercicio literario tras ponerse como reto escribir un relato totalmente en modo subjuntivo.

“Manual de perdedores”, escrita en los ochenta, “son dos novelas realmente”, policiales en los cuales el investigador se llama Julio Argentino Echenique, y se hace llamar Echenaik, porque “suena mucho más sajón”. Es un jubilado municipal que ha leído muchos policiales en su vida y decide embarcarse en ese proyecto… Es “un arranque cervantino”, dice Sasturain.

Es también un apasionado del fútbol: “Si querés saber cómo pienso yo en fútbol, preguntale a Cappa. Yo coincido con él”, dice. Con ese tema tiene varios libros. “Picado grueso”, por ejemplo. Un picado es un partido informal en Argentina, como un fulbito en el Perú. Es muy escritor versátil.


Vargas Llosa
Sasturain coindice con el escritor argentino Horacio González en su discrepancia con Mario Vargas Llosa, originado por la presencia de éste en una anterior Feria del Libro de Buenos Aires. “Fue una linda polémica esa. Y coincido en general con la postura de Horacio, un tipo de una solidez intelectual extraordinaria. De Vargas Llosa sabemos su credo ideológico”.

—¿Se cobró mal Vargas Llosa con su artículo “Piqueteros intelectuales”?

—No es tan importante. A mí lo que no me gustó de Vargas, entre otras cosas, fue el libro sobre Onetti; esa es una clase que está perfecta para sus alumnos yanquis, pero no está a la altura de sus extraordinarios libros sobre Flaubert, sobre Gabo, sobre Víctor Hugo. No me gusta esa necesidad casi imperiosa de establecer su posicionamiento y juicio político respecto de la condición latinoamericana en todas las cuestiones; sea hablando de sexo, de fútbol y, en este caso, de literatura.

—¿Cree que contamina con política sus textos literarios?

—No es tanto que contamina. Hay textos que son absolutamente políticos y son muy buenos. Vos leés “España, aparta de mí este cáliz”… Si España cae, niños del mundo… Ese es un poeta. La presencia de la política no invalida la literatura; la política explícita tampoco. Esa no es la cuestión. Por suerte, pasa el tiempo. Cuando pase el tiempo y no se sepa quién era Onetti, dónde estaba parado Vargas Llosa, dónde Borges, quién era Fuentes y quién Arguedas, van a quedar los textos, nada más que los textos. Cuando el contexto no nos importe porque los desconozcamos, van a quedar las obras literarias.

—¿Qué pervivirá?

—No tengo la menor idea. Eso, por suerte, no lo sabemos.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...