La musa de Lombardi

Ella, de Francisco Lombardi, se desarrolla más que en diálogos, en imágenes y silencios; una propuesta poco convencional y menos comercial, pero de una estética placentera y nueva.

Por Diario La Primera | 24 set 2010 |    
La musa de Lombardi

La película reflexiona sobre la soledad del artista y su relación con los fantasmas de la creación, así como sobre la solidaridad que puede crear la pérdida de una mujer en los hombres que la amaron.

El filme crea esa complicidad con el espectador a través de los sentimientos del pintor Alfredo (Paul Vega), quien desde un primer momento se desvanece en el aroma del cuerpo de Luna, su bella y joven mujer, mientras intenta que ella no lo abandone. La historia da un giro con un accidente en la ducha, antes de partir, que le ocasiona la muerte a Luna, y ahora su esposo sabe que no lo dejará, e intenta conservar el cuerpo inerte, dándose tiempo para entender lo que ha estado sucediendo en su relación y también para inspirarse en su musa ahora muerta.

La musa, a la que aprenderemos a entender a través de los hombres que la amaron, es en la vida real la actriz mexicana Patricia Garza. Ella es Luna, una mujer que cautiva desde un inicio con su perturbadora presencia. Es un delicado fruto del tiempo sobre el cuerpo de una adolescente; y en la gran pantalla, un motivo estético aparte para disfrutar de esta película.

-Hábleme sobre la musa Luna.
-Luna es la mujer y musa del pintor Alfredo. Para mí, esto, la idea de una musa es una fantasía, porque a la musa alguien la creó. No creo que las mujeres sean musas de por sÑ El pintor la crea como su musa. Y eso para ella es demasiado y no puede soportarlo. Tiene que huir y busca otras distracciones fuera de casa, con un amante más joven. Ella decide retomar su vida después de 8 años. Y tiene un romance.

-Y en la vida real, ¿qué tan cierto es?
-Cada relación tiene lo suyo. Cuando una de las dos personas se desentiende, la relación falla. Mi maestro en la escuela de actuación siempre me decía: “Las relaciones duran siete años”. No es que la relación dure así, sino que el ciclo dura siete años, y luego uno decide renovar el vínculo, seguir con esa misma persona, o huir.

-¿Y cómo maneja esto Luna?
-Ella es una mujer totalmente sencilla a quien le tocó vivir esto, y creo que a la edad a la que le tocó, para ella, fue lo máximo. Era una jovencita conquistada por un hombre mayor, pero ahora ha crecido, y no puede vivir, prácticamente, encarcelada.

-¿Qué opina de Francisco Lombardi?
-Me encanta. Es un gran director. Permite a los actores improvisar, crear; con él se crea una dinámica muy divertida.

-¿Qué película le gusta más de él?
-Es un clásico y es la que más me gusta: “Pantaléon y las visitadoras”.

- Lombardi dijo que no le interesa hacer cine para Holly-wood, sino para otros circuitos que él respeta. ¿Usted?
-Yo hago cine para mÑ Me iimporta la gente que le interesa lo que hago. No podemos conquistar al mundo entero.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.