Jorge Acuña: El silencio tiene sus propias voces

- Refiere tu biografía en pocas palabras.
- Yo creo que genéticamente ya viene programado este personaje que es ser el otro, eso es al arte dramático. El actor lo que busca es ser otro, como en la vida real que queremos ser todos otros, quisiéramos ser distintos a lo que somos hoy, por eso nos afeitamos, nos arreglamos y vestimos así o asá, etc. Mi biografía es ser otro, siempre, ahí está.

| 08 febrero 2009 12:02 AM | Cultura | 3k Lecturas
Jorge Acuña: El silencio tiene sus propias voces
Mimo Jorge Acuña, dueño de parques y plazas públicas.
Celebrado actor egresado del Instituto Superior de Arte Dramático, el destacado mimo Jorge Acuña ha cumplido 40 años de labor artística en plazas públicas.

Más datos

DETALLE

Jorge Acuña afirma que la Universidad San Cristóbal de Huamanga lo destituyó junto con Maynor Freyre por haber fundado el sindicato de docentes y trabajadores.
3044

- Pero dialécticamente sigues siendo el mismo, ¿o no?
- Bueno, sí y no, nadie puede ser el mismo de ayer y menos yo, ni siquiera el personaje del teatro. Por ejemplo, voy a representar a Hamlet durante 30 días, el Hamlet que hice ayer es totalmente distinto al Hamlet de hoy. Todo ha cambiado por las circunstancias, porque hubo un terremoto, una tempestad, etc. Cambia el actor, cambia el personaje y cambia el público.

- Lo que no ha cambiado es tu irreverencia. ¿Por qué eres así frente al poder?
- El poder me ha golpeado mucho desde mi infancia y lo hace hasta ahora que voy a cumplir 80 años, en la educación, en la comida, en el trabajo, en la marginación que sufrimos. Por ejemplo, que yo vengo de la negación, de un bolsón humano de la selva. El poder lo damos nosotros y después nos agreden.

- ¡No has escarmentado! ¿Cuánto tiempo hace que no duermes en las comisarías?
- Estuve hospedado hasta 1980 y el 20 de mayo me embarqué hacia Suecia. Fui citado el 10 de mayo a la prefectura por trabajar en los parques, laboré en la plaza San Martín durante 12 años, como ya me conocían me presenté. Fui llevado detenido a todas las comisarías interdiario, he dormido en los calabozos mil noches. Eso era para mí una especie de hotel de lujo de varias estrellas, las estrellas de los oficiales.

- Ni eso te ha cambiado.
- Eso era cuando tenía 40, en ese aspecto no he cambiado nada. He cambiado físicamente pero no de ideas, las he enriquecido. Estoy realmente convencido que el poder en el Perú está sufriendo una corrupción terrible. Ahora, no se trata de curar, de hacer un injerto social, la corrupción desmoraliza, corroe la inteligencia, la sangre del pueblo.

- ¿Qué vas a representar ahora?
- Los restos del silencio, así se llama a lo que no era posible decir, decir en la época de Fujimori. Entonces, el silencio habla, tiene un lenguaje muy expresivo. Cuando la palabra ya no puede más entra el silencio, tiene una formidable gramática como la palabra. Hay silencios mortales y silencio inmortales.

- Hay que saber hablar con el silencio.
- ¡Muy buena! El silencio tiene sus propias leyes, hay que saber comunicar más con el silencio, así como se habla con el sonido de la voz, el silencio tiene sus propias voces átonas, profundas y eternas.

Loading...


En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD