Historias de mujer

Marcela Serrano ha elegido el título de “Dulce enemiga mía” para su más reciente novela tomando una de las formas en que el Quijote llamaba a su amor imposible, Dulcinea del Toboso.

| 28 abril 2013 12:04 AM | Cultura | 1.5k Lecturas
Historias de mujer
En pleno siglo XXI, la mujer aún se encuentra lejos de la “igualdad utópica”.
Marcela Serrano nuevamente explora la naturaleza femenina.
1533

Dulcinea es una de las mujeres que hablan en ese conjunto de relatos en que Serrano ingresa a la psicología femenina: la soledad, la maternidad, el aborto, el miedo al abandono, pero también el orgullo individual, cuando Dulcinea habla pavoneándose frente al resto de las mujeres por su inmortalidad (literaria).

La escritora chilena afirma que su mayor fracaso es no sentirse querida, un sentimiento que recorre “Dulce enemiga mía”, serie de 20 cuentos, género que comenzó a explorar en el año 2000, y que lo define como algo que adquiere vida de inmediato, en contraposición a la novela, cuyo largo aliento “la deja a una exhausta”.

Serrano considera que aún en el siglo XXI la mujer no ha logrado “la igualdad utópica” y que debe mantener “los ojos abiertos”, puesto que hay esperanza: “La vida de mis hijas será mejor que la mía, la mía mejor que la de mi madre, y la de ella mejor que la de mi abuela. La larga lucha no ha sido en vano”.

La escritora chilena también ha dado sus apreciaciones sobre la exhumación de su compatriota Pablo Neruda. “Hay algo demencial tras ello. Si durante 39 años pensamos que murió de cáncer y resulta no ser así, significaría que somos un pueblo muy loco, dramáticamente ingenuo, irredimible”, dijo Serrano, a la vez que, aún con la presencia latente de Neruda y Mistral, aseguró que “es fácil escribir en Chile en la medida en que no hay muchos padres literarios por lo que el parricidio no es una tarea dramática a cumplir”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD