Historia de los Faraones Egipcios más importantes

Explicamos cómo eran los Faraones del antiguo Egipto, sus costumbres y parte de su historia

Por Ewerhin | 27 oct 2018 |    

Los Faraones egipcios eran figuras semidivinas pertenecientes a una sucesión de dinastías que controlaban la vida en el Egipto antiguo. Esta civilización se regía en base a un sistema de creencias religiosas donde el Faraón garantizaba la unidad del pueblo. ¿Cómo se organizaba la vida bajo el poder de los faraones?¿Cuales fueron los más importantes?

¿Cómo fueron los faraones egipcios?

El Faraón era considerado una figura semidivina que gobernaba en el Antiguo Egipto. En otras palabras, el término faraón (de origen bíblico) es sinónimo de rey.

En egipcio, faraón significa casa grande, pero este término solo podía emplearse en puridad, es decir, cuando Egipto llegó a serlo como tal a partir del Imperio Nuevo (c. 1550 a.C.-1070 a.C.) tras el reinado de Hatshepsut.

Los Faraones egipcios se identificaban con el dios Horus (término helénico que significa el elevado; en egipcio llamado Hor), que era el dios celeste de la mitología egipcia.

Se le consideraba el iniciador de la civilización del Antiguo Egipto. Este ser divino aparecía representado con aspecto semihumano, esto es, con cabeza de halcón y cuerpo de hombre. Sobre la cabeza llevaba una Corona Doble, considerada uno de los símbolos más distintivos de los faraones y dioses del Antiguo Egipto.

La Primera

¿Cómo gobernaban?

Para los faraones egipcios y, por consiguiente, la civilización del Antiguo Egipto, todo lo que sucedía en el día a día tenía que ver con la religión. Esto incluía su forma de gobierno, la cual se regía en base a un sistema de creencias religiosas.

Si hay algo en lo que los historiadores coinciden es en que para los egipcios, el Faraón era considerado un Dios y poseía una relación muy estrecha con el resto de dioses de la mitología egipcia.

La forma de gobierno era la Teocracia, esto es, gobierno de Dios. El mismo faraón gobernaba hasta su muerte, por lo que su poder era vitalicio y hereditario, ya que, tras su fallecimiento, uno de sus hijos se convertiría en el nuevo faraón. En casos excepcionales, como por ejemplo si el faraón no había tenido hijos o era demasiado joven para acceder al trono, serían los sacerdotes y los nobles quienes aportarían una solución.

El resto de habitantes del Antiguo Egipto eran considerados súbditos: no podían ni participar en el gobierno, ni elegir quién los gobernaría, ni participar en las leyes ni, por supuesto, cambiarlas o ponerse en contra de las mismas.

El Faraón convivía con su Gran Esposa Real, quien hacía el papel de reina y transmisora del linaje real. Durante la historia del Antiguo Egipcio, muchas han sido las grandes reinas que han asumido el poder absoluto tras la muerte de sus maridos, como por ejemplo la reina Hatshepsut.

No obstante, por debajo de la Gran Esposa Real, el faraón podía tener tantas mujeres como quisiera e incluso ascenderlas a este rango si así lo prefería.

La Primera


    Ewerhin

    Ewerhin

    Soy redactor de noticias en varias webs relevantes
    Ewerhin comparte 1 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.