Guillermo Figallo y el agro

Guillermo Figallo nació en Piura en 1924 y falleció el día de ayer, fue abogado y docente universitario en Derecho Agrario, Derecho Procesal Civil, Derechos Reales y Derecho Urbanísticos. Magister en Derecho. Profesor principal en las facultades de Derecho de las Universidades Nacional Mayor de San Marcos, San Martín de Porres, Universidad Privada San Juan Bautista, Universidad de Lima y Pontificia Universidad Católica del Perú. Además, miembro de la Comisión Internacional de Juristas de Ginebra y vicepresidente del Comité Americano de Derecho Agrario, consultor de la FAO, de la OIT y del IICA.

Por Diario La Primera | 21 jul 2009 |    
Guillermo Figallo y el agro
Guillermo Figallo Adrianzén impulsó la reforma agraria.
Fue padre y creador del Tribunal Agrario y su primer presidente, Vocal Titular de la Corte Suprema de Justicia y presidente fundador de la Comisión Andina de Juristas.

Más datos

DETALLE

Guillermo Figallo rescató el derecho bolivariano de tierras de comunidades campesinas: “la posesión equivale al título”, que después fue incorporado a la legislación agraria mediante la Ley 24657.
Admirado, defendido y querido por miles de campesinos peruanos beneficiarios de la reforma agraria, cuando le preguntaron qué reflexiones tenía acerca de esa reforma social que se llevó a cabo durante la primera fase del gobierno militar, respondió serenamente: “Logró algo muy importante: fue una especie de Revolución Francesa pacífica, gracias a la cual los campesinos de la sierra obtuvieron igualdad. Sin esta reforma hubiera surgido una especie de guerra civil. A mediados de los sesenta, el ejército fue a reprimir a los movimientos guerrilleros; ahí fue cuando los militares conocieron a los colonos del Cusco y vieron todo el sistema feudal que había en la sierra. Muchos militares habían vivido esta situación o tenían familiares que pasaban por eso; entonces, la inquietud se apoderó de los coroneles. Por este motivo se realizó el golpe de Estado en 1968 y también por esta razón, los militares no creían en reformas agrarias a medias tintas”.

Por eso, cuando se haga una evaluación serena y desapasionada de los aportes de Guillermo Figallo Adrianzén al Derecho Agrario Peruano, deberá tenerse en cuenta el reconocimiento inicial de la dignidad de la mujer campesina en la Ley de reforma agraria, como “compañera permanente” con derechos iguales a la cónyuge, ampliado después en la Constitución de 1979. Como también el régimen especial hereditario del patrimonio agrario a favor del hijo que ha prestado servicios en la unidad familiar, como legitimario en compensación de los haberes no recibidos.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.