Fernando Túpac Amaru y el Perú

Fernando fue el último hijo de José Gabriel Túpac Amaru y de Micaela Bastidas. A los diez años vio descuartizar vivo a su padre. Dio un grito que estremeció a los espectadores y verdugos.

Por Diario La Primera | 13 set 2010 |    
Fernando Túpac Amaru y el Perú
Fernandito, martirizado niño desde los 10 años de edad.

José Gabriel Túpac Amaru y Micaela Bastidas tuvieron tres hijos varones. El mayor, Hipólito, fue asesinado en el cadalso, Mariano y Fernando fueron desterrados a perpetuidad. Durante la travesía murió Mariano. Juan Bautista, hermano de José Gabriel, también fue desterrado junto con los familiares de Túpac Amaru. Así se cumplió la siniestra orden de borrarlos del la faz mundo.

Fernando, un niño de diez años, fue obligado a mirar el degollamiento de su padre, la muerte a patadas de su madre y la de su hermano Hipólito. Luego sería aislado en el Cusco y enseguida caminó encadenado hasta Lima para sufrir encierro en el castillo del Real Felipe. Después de dos años recién llegó la orden de prisión hasta su muerte en una cárcel del África. Las autoridades españolas embarcaron hacia España a 29 prisioneros familiares de José Gabriel.

En la travesía murieron 18 pasajeros, Mariano falleció el 27 de julio de 1784 a los 21 años. Luego de un penoso viaje de diez meses, el navío llegó a Cádiz a comienzos de febrero en 1785. El virrey Jaúregui sugirió que no fueran enviados al África sino a un lugar de España por temor a que alguna potencia enemiga los rescatara. Los presos fueron destinados a las mazmorras de San Sebastián y Santa Catalina (Cádiz). Fernando se entregó a las autoridades españolas después que naufragó en Peniche, el navío San Pedro de Alcántara que lo llevaba a España.

Desde la prisión, cuando cumplió 16 años le escribió al rey Carlos III en 1787 pidiendo su excarcelación. Padeció un dilatado cautiverio lleno de enfermedades y miseria. Hasta que en 1788 se produjo la orden para que los prisioneros fueran trasladados a diversas provincias. Fernando Túpac Amaru, único hijo sobreviviente de José Gabriel, fue internado en las Escuela Pías de Getafe. A su tío Juan Bautista lo enviaron a Ceuta y a Miguel Bastidas junto a su mujer e hija a Zaragoza.

Falleció en Madrid, el 19 de agosto de 1798. En el Bicentenario de la Independencia, lo menos que se puede hacer es repatriar sus restos y recibirlo con honores de jefe de Estado. Igual que a los de Juan Bautista Túpac Amaru que reposan en el cementerio de Buenos Aires.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.