En memoria de Leo Bacteria

Hay personas cuya muerte no es noticia de una página de periódico, pero sí inspira un libro. Uno de ellos es el músico Leo Bacteria, arquetipo del personaje principal del libro “Lima subte”, de Ernesto Carlín.

Por Diario La Primera | 14 set 2012 |    
En memoria de Leo Bacteria

El personaje principal de “Lima subte” (2012), de Ernesto Carlín, está inspirado en el músico Leo Bacteria, quien murió hace casi un año. El autor tuvo una relación afable con él, aunque no era su amigo cercano. Admiraba su música y su pasión por ella, y eso fue lo que lo animó a escribir esta historia, intentando entender qué había pasado: el porqué de ese suicidio.

“Me relacioné con la música subte cuando estaba en el cole y un primo mayor me pasó una cinta pirata de Leuzemia. Me vaciló el estilo”, dice Carlín: “Empecé a ir a comprar mis casetes a la puerta de La Colmena, las famosas maquetas, aficionándome a Narcosis, Delirios Krónicos, y demás. Y luego, yendo a conciertos en el Centro de Lima, Barranco y otros lugares. Un poco de eso quería rescatar en el libro, ese ir a tocadas que nunca se anunciaban en la prensa y que parecían no existir para el circuito oficial”.

Es esa Lima subterránea, con algo de nostalgia, la que se vislumbra en “Lima subte”, una novela corta en la que leemos las voces de quienes conocieron al “Loquito”, con su característica gorrita naranja que se preguntaba y preguntaba ¿con qué canción deseas morir?, ¿cuál es esa canción que deseas escuchar el momento de tu muerte?

Leo Bacteria, el personaje en el que está inspirado este libro de ficción (no es periodismo), es uno de aquellos seres a quienes el periodismo no le dedica una página entera el día de su muerte, pero que al periodista Ernesto Carlín le inspiró un libro: “Fue un gran artista que hemos perdido. Aún hoy no entiendo por qué no tuvo mayor repercusión las cosas que hacía. Hablo como fan, pero es sincero lo que digo. Estoy seguro de que si el público común y corriente le diera una oportunidad a su penúltima aventura musical, ‘Pestaña’, le sería muy difícil dejar de tararear sus temas. Ojalá que mi novela les provoque escucharlo a él y a varios grupos que menciono”.

—¿Cuál fue el motivo de su suicidio?
—Ese es uno de los pocos datos que tomo de la realidad: el suicidio de Leo. En su último disco hay un par de canciones que tocan el tema directamente y que explican sus razones.

—¿Cuáles son esas razones?
—En un tema en especial, él habla del derecho de cada quien de decidir a dar término a su vida. También habla de sus problemas para adaptarse. Es un tema muy sentido. También tiene un ‘cover’ de Voz Propia que habla de la soledad que se siente en Lima. Esas canciones fueron su forma de decir adiós, creo.

—¿Eran acaso la cocaína, el alcohol y el sexo necesarios en el libro?
—Debe ser eso que llama Vargas Llosa los demonios del narrador. Pero creo que los comparto con varios.

—¿A qué se debió la elección de la voz en primera persona como la forma del relato?
—Quería dar varios puntos de vista distintos. La primera persona da cierto aire de complicidad. Por eso la escogí.

—Uno de los personajes dice: “Las drogas y el alcohol no nos hacían daño”. ¿Es una descripción de la Lima subte de antaño? ¿Hay una Lima subte actual?
—Es una frase que apunta a la nostalgia, de cuando el grupo de amigos era más joven y bohemio, antes de, digamos, madurar. Ahora hay movida subterránea, claro, con nuevos miembros y algunos que persisten en la brega.


Marco Fernández
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.