En honor a Casaverde

El guitarrista peruano Fernando Elías Llanos (1974, Lima), quien radica en Brasil, obtuvo una mención honrosa en el II Concurso de Compositores de la Pontificia Universidad Católica del Perú con “Vals para romper, rajar y quebrar”, un homenaje al guitarrista Félix Casaverde, un trabajo que hizo a partir de las influencias musicales que recibió en el Perú y Brasil, pero, a la vez, “también un ejercicio de armonía, basado en dos cosas: el vals para cantar, algo más lento, y el vals para bailar, algo más rápido”, afirma.

| 19 enero 2013 12:01 AM | Cultura | 1.7k Lecturas
En honor a Casaverde
La discriminación fue también musical con Félix Casaverde, afirma Fernando Elías Llanos.
Fernando Elías Llanos, guitarrista peruano radicado en Brasil, rescata la memoria musical de Félix Casaverde.

Más datos

CONCIERTO

El jueves 31 de enero, a las 8 de la noche, Fernando Elías Llanos dará un concierto con sus trabajos musicales en el Centro Cultural Ricardo Palma: Av. Larco 770, Miraflores.
1757

“Con Félix Casaverde tuve mucho contacto. Sobre él hice una tesis de etnomusicología para el Instituto de Artes de la Universidad del Estado de Sao Paolo (UNESP). Se titula ‘Félix Casaverde. Relaciones de poder e identidad en la música de la costa peruana’; la presenté en portugués y espero publicarla este año en español en el Perú”.

Para ese trabajo, Elías Llanos se centró en los años 1976-78, que fue el tiempo en que trabajó con Chabuca Granda. Casaverde fue a Madrid para grabar “Tarimba negra”. En ese disco hay una música instrumental creada por él de título “Cuatro tiempos negros jóvenes”, en el que, a decir de Elías Llanos, aquél hace una síntesis de lo que considera es la tradición, en una versión personal. “En ‘Cuatro tiempos negros jóvenes’, Casaverde hace una especie de ‘suite’. Y lo explica: ‘Esto es un zapateo, esto es marinera limeña, este es un festejo y este, un landó’. Esa música llegó en un contexto no adecuado. Él solo grabó dos discos autorales”, explica Fernando Elías Llanos: “El público peruano dijo que eso no era guitarra sola. Algunas escuelas dijeron que eso era fusión; pero él no estaba haciendo ninguna fusión, y no se le reconocía ningún amago de novedad en su música. Para mí, en el fondo, se mantenía el mismo clima de discriminación no solo para un gestor de la música criolla, sino también contra un negro y contra la tradición oral musical, porque no era académico. Recordemos que Félix Casaverde y Caitro Soto fueron tildados, por algunos, de ‘ennegrecer a la señora blanca del vals criollo’: Chabuca Granda, y a ella también la culparon”.

“Esta tesis fue un trabajo hecho en una universidad pública, donde pude trabajar y estudiar por una beca del Gobierno; por eso está disponible para todos. Forma parte de la política pública de difusión del conocimiento”, dice Elías Llanos, quien viajó del Perú a Brasil graduado como comunicador por la Universidad San Martín de Porres. Actualmente, Elías Llanos estudia en la Escuela Municipal de la Prefectura de Sao Paolo y trabaja como profesor universitario en la Facultad de Campo Limpo Paulista y en la Fundación de las Artes de San Caetano del Sur, en Brasil.

Elías Llanos incursionó en la música en 1995, pero en esos tiempos, como cuenta, el Conservatorio Nacional de Música “era cerrado y excluyente. No había trabajos de interés por la música popular. En ese tiempo tenías que ir a una peña y decirle a un tío ‘tóquese esto’ o pedir a algún músico clases particulares. He sido autodidacta por muchos años. Nunca me he sentado con un músico criollo a tocar. Y es lo que quiero hacer ahora: beber esa rica tradición criolla en los lugares donde se hace esta música. El respeto por la tradición oral es una corriente bien interesante que se está dando en Brasil”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD