En castellano y con el corazón andino

El escritor Óscar Colchado y yo fuimos invitados por la Asociación Freunde der kulturförderung München, en Alemania; el Instituto Cervantes de Viena, en Austria, y también por el Club del libro en Español de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, en octubre de 2012, para la exposición, opinión, comentario y análisis de nuestras obras literarias que habían sido motivo de la curiosidad e investigación antropológica y lingüística de estudiosos de Romanística de la Facultad de Letras de la Universidad Alemana y de los otros países. Sobre todo porque los temas y asuntos andinos y peruanos que tratamos en nuestras obras disienten de aquellas literaturas peruanas que son promocionadas por las grandes empresas editoras en el mercado internacional.

| 03 enero 2013 12:01 AM | Cultura | 1.8k Lecturas
En castellano y con el corazón andino
Este es un testimonio que ofrece el escritor Félix Huamán Cabrera sobre un viaje de difusión de su obra junto con Óscar Colchado en Europa.

Más datos

MODERNIDAD

“Nuestra literatura habla no de añoranzas o utopías, sino de presencias que tienen una identidad, porque la modernidad no solo es occidental, sino también oriental y andina; en éstas, sobre todo, que sin renunciar al pasado han sabido y saben aprovechar lo más positivo para responder a los retos de la actualidad y afirmar lo que son”.
1830

Ahí estuvimos, con traductores alemanes, expresándonos en castellano, pero con el corazón andino, hablando en esos auditorios de cómo el avance cognitivo de la ciencia en el Perú –antes, en y después de la invasión española– había sido constante, pertinente y patente a pesar de las vicisitudes adversas por negarlo o desaparecerlo; de cómo la técnica y la creatividad artística siguen siendo manifestaciones de asombro y admiración en todas sus formas de expresión: música, textilería, pintura, arquitectura, danza, poesía, narrativa y las mil formas de curiosidades imaginativas unidas al quehacer cotidiano y al trabajo colectivo que se hacen costumbre, tradición y vida; hechos que sirven para reafirmar la cosmogonía vital de la vida andina, unida a la fe y a las creencia.

Literatura de realidades
Ahí en esos países estuvimos hablando de “Candela quema luceros” y de “Rosa cuchillo”, novelas que expresan creativa y testimonialmente, los hechos de violencia y conmoción social en el Perú de los 80 y 90, cuyos temas en lo profundo –a pesar de la similitud de agresiones e ignominias– motivaron las elaboraciones narrativas donde la palabra se convierte en metáfora y símbolo, y la literatura en alegoría de realidades, que –para los europeos– parecían muy lejanas y misteriosas y de cómo, todavía en esta época, el hombre sigue siendo caníbal del propio hombre hasta los límites del asombro y del terror.

Hechos surgidos no por la propia naturaleza del hombre andino que se mantuvo siempre en la solidaridad, el colectivismo y la humanidad (para comprobarlo está el hombre actual de ayllus, comunidades, pueblos jóvenes y barrios); sino por las ansias de poder político y económico de minorías que desean el dominio absoluto de los pueblos al servicio de sus mezquinas causas de grupúsculos egoístas e individuales, propio del capitalismo a ultranza.

Nuestra literatura habla no de añoranzas o utopías, sino de presencias que tienen una identidad, porque la modernidad no solo es occidental, sino también oriental y andina; en éstas, sobre todo, que sin renunciar al pasado han sabido y saben aprovechar lo más positivo para responder a los retos de la actualidad y afirmar lo que son. Esta ha sido la palabra en los países europeos que querían escuchar nuestra voz, aquella que no era la que, siempre, llegaba de estos lares a sus oídos, donde nos presentaban y presentan como primitivos y retrasados llenos de violencia y barbarie. Nuestra voz de los Andes milenarios que se yergue enhiesta en el siglo XXI, llena de conocimiento, de una creatividad inagotable y de organización y confianza en nosotros mismos, porque sabemos que pronto no seremos solamente proveedores de materias primas, sino de ciencia, arte y filosofía con productos de la tecnología global como ocurre ahora en China.

Este ha sido el testimonio peruano en München haciendo que se escuche la acústica de las concepciones y acciones míticas –causas de enfrentamientos, prepotencias y abusos de las castas dominantes en nuestros medios–; les hemos llevado también personajes y acciones de la literatura infantil peruana con los que los niños alemanes recrearon mundos nuevos.

En Viena hemos mostrado el trabajo literario realizado a pesar de las dificultades y oposiciones editoriales y culturales de medios interesados por ignorar lo que el pueblo produce; explicando cómo la riqueza de la naturaleza peruana, la sociedad de mayorías y el espíritu andino, han hecho posible crear un arte y una literatura de intensa comunicación humana donde contenidos y expresiones tienen su propia singularidad.

Y en Ginebra, en el Palacio de las Naciones Unidas, en la Sala de los Derechos Humanos y de la Alianza de la Civilizaciones, hemos festejado a la lengua castellana desde nuestra propia perspectiva, las resonancias idiomáticas de las cordilleras Blanca y Negra del Callejón de Huaylas en la pluma de Óscar Colchado y los ecos de mi voz andina y canteña de la Cordillera de la Viuda en los Andes Centrales.

Los Andes enriquecieron el castellano
El castellano actual es un idioma enriquecido por las vertientes de América y, en especial, de la lengua andina, y ahí estuvimos con nuestra poesía y narrativa, demostrando lo que es el castellano en los hombres de mar, en la fruta dulce de las yungas, en el aire y el sol de nuestras serranías cuando se hacen lluvia y flor de arcoiris en faldas, colinas y quebradas. Ese es el castellano de jalcas y cordilleras que desafía al silencio en cielos de azul intenso cuando los nevados son puños blancos de vendavales. Idioma que se hace grande con el quechua de las punas y baja en torrentes de río al inacabable verdor de nuestras selvas.

Allí estuvimos Óscar Colchado y Félix Huamán, viajando en el laberinto de los trenes, gustando de la fiesta de la cerveza en Münich, admirando las construcciones de templos, fortalezas y edificios en la riqueza creativa de sus estilos, gustando de la diversidad de sus comidas y los preparados de sus postres. Tanto por conocer y ver, el paisaje de Suiza lleno de lagos, nevados y verdores, mujeres muy hermosas por las calles y los tejidos urbanos, hasta llegar al museo de Beldevere en Viena. Junto con nosotros Tomas Witzel, Paty Colchado, Ofelia Huamanchumo, Übersetzt Von Reinhard Babel, Tomas Hiltensperger, Ana C. Hack, Martina Rafael Túpac Yupanqui y otros amigos, ansiosos por conocer la otra literatura peruana.


Félix Huamán Cabrera
Escritor


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD