“En 1904, Max Uhle ya sabía quechua”

Leo Casas, conocedor de la cultura andina, disertará esta noche sobre poesía quechua, acompañado de música, que es una de las formas no alfabéticas en que aquella se conserva.

| 08 mayo 2012 12:05 AM | Cultura | 8.8k Lecturas
Leo Casas leerá y cantará poemas en quechua de todos los tiempos en una charla didáctica, esta noche, en la Casa Mariátegui.
8889

—¿Qué autores de poesía quechua puede mencionar?
—El más notable, para mí, es Juan Wallparimachi, del Alto Perú (hoy, Bolivia), que tiene una poesía romántica de gran hondura metafórica. Pero hay varios poemas anónimos que fueron recopilados por los cronistas en el virreinato. Yo he aprendido varios cantando. La poesía antigua sigue viva en la memoria colectiva.

—¿Y más adelante?
—En la época republicana, digamos, Andrés Alencastre “Killku Waraka” (Honda Luminosa). José María Arguedas, cuya poesía es extraordinaria, y eso que solo ha escrito 7 poemas. De los actuales, Hugo Carrillo (congresista), que ha escrito “Yaku-punupa Yuyainin” (Memoria del agua). Este año, José Antonio Sulca Effio recibió el primer premio en el concurso de poesía quechua convocado por la Universidad Federico Villarreal. Alida Castañeda Guerra, de Cotabambas (Apurímac), asentada en Huamanga (Ayacucho), tiene una poesía muy fina e intensa. Este año publicó “Canto a José María Arguedas”. Otro de sus títulos es “Qayani Kanchay Qillpa” (Astilla de luz). César Guardia Mayorga, coracoreño que ha muerto hace poco. William Hurtado de Mendoza, cusqueño, tiene una poesía de estilo breve, como el haiku.

—¿Tienen mercado estas obras?
—Siempre se ha cuestionado que se incentive la poesía quechua cuando la gran masa quechuahablante no sabe leer ni escribir en quechua. Incluso, cuando se publica un libro bilingüe, como casi siempre ha sucedido (salvo los de Hugo Carrillo y Andrés Alencastre, que no quieren que se traduzcan sus poemas), se ve esa dificultad de leer el quechua, porque no se enseña: los lectores leen más en español. Sin embargo, me consta que niños de primaria y secundaria, en grandes ciudades o pequeños pueblos, leen y escriben poesía quechua. Hay un círculo cada vez más amplio en el Perú: Huamanga, Andahuaylas, Abancay, Cusco, Huancavelica; también fuera del país.

—¿Qué lugares, por ejemplo?
—En Londres, París, Berlín, Nueva York, Canadá, Estados Unidos, hay círculos literarios que leen, escriben, difunden y hacen crítica de poesía quechua. Max Uhle vino al Perú, y, entre 1904 y 1906, recopiló cuentos en quechua y los transcribió de puño y letra, en el Cusco, y los tradujo al alemán. Él, en ese tiempo, ya sabía leer y hablar muy bien en quechua; lo aprendió en el Instituto de Lenguas Orientales de la Universidad Libre de Berlín. El año 1994, en Londres, encontré el Instituto de Estudios Latinoamericanos, dirigido por William Rowe, donde se estudiaba quechua y aymara desde hace por lo menos 40 años. Igual sucede en Francia o Rusia. Alencastre, por ejemplo, fue invitado a dar recitales de poesía quechua en Moscú y estuvo como dos años enseñando quechua en la universidad.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario