Embajadores culturales en la Ciudad Luz

La Asociación Cultural Amador Ballumbrosio fue creada en París, en 2012, bajo la iniciativa de Sylvia y Miguel Ballumbrosio —el undécimo hijo de los quince que tuvo don Amador— y el concurso de amigos peruanos y franceses. Desde entonces promueven una serie de actividades con el objetivo de rescatar, difundir y transmitir la música afroperuana, la diversidad cultural y unir lazos de hermandad en Francia.

Por Diario La Primera | 08 set 2012 |    
Embajadores culturales en la Ciudad Luz
Como otros, los Ballumbrosio son embajadores naturales de la cultura peruana en París.
Pago a la pachamama, pachamanca danzas y más costumbres peruanas practican los Ballumbrosio en la capital francesa.

Mañana, la Asociación realiza su pachamanca anual, actividad que empezará con una ceremonia de agradecimiento a la madre tierra, un pago a la pachamama, costumbre ancestral que ya no es solo andina, sino de casi todos los peruanos que, alejados de su terruño, sienten la necesidad de agradecer al planeta Tierra, esta vez en París.

Don Amador Ballumbrosio (1934-2010), por su contribución al rescate, cultivo y difusión de la música afroperuana, fue reconocido como “Embajador de la Cultura Negra” en el Perú. Fue violinista, rezador y zapateador. Zapateó hasta que sus fuerzas lo permitieron, porque lo había prometido así a la Virgen el día de su bautismo; si no, sería un “wañuli”. Con el mismo fervor con que zapateó, transmitió a sus hijos el amor por la música y la danza. Por eso Miguel, desde que llegó a París en el año 2004, siguiendo la tradición paterna y familiar, transmite su conocimiento musical y cultural en todos los lugares a los que viaja, ya sea dando charlas, conferencias o formando grupos musicales, como Chinchiví y otros.

En Francia, especialmente en París, la Asociación, además de desarrollar talleres de formación artística de cajón, de zapateo, de danzas afroperuanas, ha creado el “Atajo de negritos Amador Ballumbrosio” bajo la batuta de Miguel y José. Un atajo de negritos está formado por zapateadores y violinistas de todas las edades y razas, quienes bailan para venerar al Niño Jesús y a la Virgen del Carmen, su origen está en el departamento de Ica. En esta danza están presentes tres culturas diferentes: la indígena, con sus notas pentatónicas arrancadas del violín; la africana, con sus ritmos ternarios y binarios en el zapateo, y la española, con los versos y los cantos que aluden al Niño Jesús y a la Virgen del Carmen, acompañados por el violín. En la actualidad, en el distrito de El Carmen (Chincha), aún se practica 24 danzas; algunas evocan el trabajo del campo, los castigos que recibían los esclavos, la adoración al Niño Jesús y a la Virgen del Carmen, etc.

En el Perú, esta Asociación apoya la construcción del local del Centro Cultural Amador Ballumbrosio (CCAB) en el distrito de El Carmen (Chincha) que empezó en 2010 y a la fecha ya se tiene la estructura del primer piso. Se avanza lentamente porque la construcción es autofinanciada, se sostiene con el aporte de gente benévola y con el producto de las actividades que la Asociación organiza.


Gloria Cáceres
Desde París


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.