El futuro de la región Amazónica en libro

Ocupa más del 60 por ciento del territorio nacional y es una fuente de riqueza que en el futuro será explotada aún más. El universo del río Amazonas es estudiado en un libro por el ingeniero forestal Marc J. Dourojeanni, “Amazonía probable y deseable”, que fue presentado ayer en la FIL Trujillo.

| 10 marzo 2012 12:03 AM | Cultura | 2.3k Lecturas
El futuro de la región Amazónica en libro
Dourojeanni sabe que no existe explotación sin impacto. El camino es compensar a la gente y el impacto.
2348

Para Dourojeanni, con más de 40 años de experiencia en el tema, la Amazonía es un emporio de riquezas, no de las tradicionales como el caucho, la madera o la fauna y flora, sino de petróleo, gas, energía hidráulica, y recursos mineros, tal como lo observamos.

“Era lógico que la minería se concentrara en la sierra, por razones históricas”, dice, “pero ya la cosa está cambiando y cada día la Amazonía se convierte en lugar de gran interés minero”.

—La minería, por si misma, no trae desarrollo. Un ejemplo es Pasco.
—Cerro de Pasco y La Oroya son dos grandes ejemplos de lo que nunca se quisiera ver en ninguna parte del Perú y menos en la región amazónica.

—¿Conoce un ejemplo de explotación minera donde la gente que vive alrededor de ella hayan tenido una mejora de vida?
—Hay varios casos. Uno, en Brasil, que es una enorme empresa minera, la Valle del Río Dulce (en español), gigantesca, que produce fierro y acero para el mundo y que, claro, ha hecho impacto, porque no hay forma de explotar minerales sin impactar, pero que al mismo tiempo, han hecho un trabajo excelente, han protegido áreas y realizado acuerdos bien llevados con los indígenas,; han reducido su nivel de contaminación al mínimo. O sea que sí se puede.

—Hay un dilema entre la explotación de la tierra y la vida.
—El gran problema del petróleo y la minería es que casi siempre se instalan en la tierra de otros, se instalan encima de las comunidades indígenas y ahí surgen todos los líos que hemos visto. Cuando el gobierno da una concesión minera o petrolera, lo primero que debe hacer es sentar a los empresarios, a los indígenas o campesinos, y sentarse también ellos, y ver cómo va a ser la explotación, que sea consentida por los indígenas o campesinos y que les dé realmente beneficios. Y eso es posible.

—Según usted, no existe explotación inocua, inofensiva y lo que queda es compensar el impacto.
—Cualquier explotación, cualquier uso tiene un impacto. Imposible extraer sin impactar.

—El camino es reducir el impacto y compensar a la gente…
—Compensar a la gente y compensar el impacto. Por ejemplo, el manejo forestal aquí en los trópicos siempre ha sido difícil, porque la gente no respeta la ley. El manejo forestal existe hace mil años en Europa; en Alemania, Noruega, son bosques naturales que están ahí desde siempre, y todos los años sacan camiones y camiones de madera y el bosque está ahí. El 8 por ciento del PBI de Noruega es de la explotación del bosque natural.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD