El cura en su laberinto

Elga Reátegui ha publicado la novela El santo cura, un relato provocador que en otros tiempos podría haber sido censurado, debido a que se trata de la vida de un cura nada santo.

Por Diario La Primera | 19 jun 2009 |    
El cura en su laberinto
Elga Reátegui ahora convertida en novelista.

Más datos

DETALLE

Elga Reátegui Zumaeta (Lima, 1967)/. Estudió Ciencias de la comunicación en la Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Radica en España (Valencia) dedicada al periodismo.

- ¿Por qué decidió desarrollar este controvertido tema?
- Es pura coincidencia el hecho que aparezca justamente ahora en Perú, cuando está en el candelero el caso del padre Cutié. Escribí la historia inspirada en la figura de cierto religioso que alguna vez conocí durante mi labor periodística, y si bien, ciertos aspectos de su personalidad me sirvieron para darle forma a mi personaje, todo lo demás es imaginación.

- ¿Cuál es la estructura literaria de la novela?
- Es muy simple y según me han dicho, fácil de leer. Desde el comienzo lo tuve claro, me anima el hecho de contar historias con un lenguaje sencillo y que a su vez, invite a la reflexión, y si no, me conformo con que les haya resultado atractivo leer. Pese a que mi libro no abunda en descripciones y los personajes se presentan a sí mismos mediante los diálogos, no son pocos los que me han dicho que han visualizado la historia como si fuera una película. No sé si eso sea un aporte literario, lo cierto es que carezco de mayores aspiraciones estilísticas o argumentales, lo importante es comunicarme a través de la escritura.

- ¿Es acaso una novela de orden moralista?
- En absoluto, pues la intención no es dejar una moraleja ni enseñanza alguna con la historia. Pero si los lectores sacan una lección de ella, son libres de hacerlo. No tengo control en este aspecto, y lo pude comprobar en una tertulia celebrada en Valencia con ocasión de la salida del libro en España el año 2007.

- Según afirma John Murra, el mestizaje en América empezó con los hijos de los curas, ¿está de acuerdo?
- No creo que sea del todo exacto, pero obviamente aportaron lo suyo. Debo confesar que mi familia por línea paterna es producto de ese mestizaje, pues mi tatarabuelo fue cura y según entiendo, está enterrado en un templo de la selva. Esto confirma en parte esa teoría.

- Sin embargo, parece que en el fondo no cuestiona al poder de la Iglesia, ¿es verdad?
- Insisto, la novela no pretende denunciar los pecados e injusticias de la Iglesia y sus siervos. Simplemente pone de manifiesto alguna de las historias que se cuentan sobre “la vida y milagros” de estos señores.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.