Dibujo y política

Desde el año 2005, el brasileño Gil Vicente ideó “asesinar a sus enemigos”, los líderes mundiales que lo han decepcionado. Le ha dicho al mundo: “Como matan a tanta gente, sería favorable matarlos a ellos. ¿Por qué las personas del poder y de las clases altas no mueren?”.

Por Diario La Primera | 26 set 2010 |    

Esa es la razón para haber dibujado la serie “Enemigos”. Inició con el retrato de George W. Bush (arrodillado, manos atadas a la espalda) mientras el artista le apunta con una pistola a la cabeza; continuó con el Papa Benedicto XVI, Ariel Sharon, Kofi Annan, la Reina Isabel II de Inglaterra, entre otros que acompañan, en sendos retratos, al presidente Lula da Silva, quien muere degollado. Aunque ha sido calificada por la Orden de los Abogados de Brasil como una “apología del delito”, el presidente de la Fundación Bienal de Sao Paulo, Heitor Martins, ha puesto en su sitio a los quisquillosos defensores del poder, con la frase: “No vamos a ejercer ningún tipo de censura”.

Sin duda, esta protesta artística es mucho más inocua que ocultar la pederastia en la Iglesia católica o devastar naciones por ansias de un mayor poder. El de Gil Vicente es un arte polémico con un mensaje político inquietante.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.