Después del carnaval

“Después del carnaval” se denomina la exposición del joven artista plástico cusqueño Marcial Ayala Dueñas (1983) que se exhibe hasta 25 del presente mes en el espacio que la tienda Inti de París ofrece a todo peruano, para exponer un cuadro o presentar un libro.

| 21 julio 2012 12:07 AM | Cultura | 1.9k Lecturas
Después del carnaval
Marcial Ayala Dueñas, artista cusqueño, expone en París cuadros sobre el altiplano peruano.
1973

Lo llama así porque en febrero de este año, en el Centro Cultural de España, expuso una individual titulada “Candelaria. Danza, color y sensualidad del altiplano”. Ayala se halla en París gracias al premio que obtuvo en el concurso de Artes Plásticas “Pasaporte para un Artista” (2011), que la Embajada de Francia convoca desde 1998 con el objetivo de apoyar la creación artística contemporánea y estimular a la nueva generación de artistas peruanos que provienen de diversos medios sociales y zonas geográficas.

Ayala comenzó sus estudios de arte en 2002 en Cusco y lo concluyó en Arequipa en 2008. Desde entonces ha participado en varias colectivas e individuales. Su primera exposición individual, “La esperanza”, fue en Arequipa, en 2009. Para el novel pintor, esto constituyó un resumen de sus sueños, anhelos y fantasías de provinciano que vive en una ciudad ‘blanca’. Pinta a la mujer arequipeña de su generación, con sus sueños, vicios y problemas, cuya presencia está siempre en las fantasías masculinas. La temática es urbana, cotidiana y social. Su estética es callejera.

Los cuadros que acreditaron el Pasaporte para un Artista son tres. Dos de ellos son “La guerra fría I” y “La guerra fría II”, inspirados en el conflicto cultural entre el comunismo y capitalismo. El personaje central es una mujer-virgen alada con atuendo inspirado en el colorido de las polleras de las cantantes folclóricas, y decorados (color rojo) con figuras emblemáticas del comunismo como Marx, Lenin, etc., o del capitalismo (color azul), como Washington o Lincoln, y otros elementos que van desde el póster japonés de los mangas, el mural popular, la moda, la textilería, hasta los dibujos animados. El tercer cuadro, “El alto y bajo Perú”, trata de un encuentro provocador de las musas de los países en cuestión. En toda su obra plástica, Ayala concretiza la expresión popular. Sus vírgenes, ángeles, diablos nacen de la tradición ancestral mágico-religiosa, con influencia contemporánea. El uso de los colores subidos de tono es innato y pertenece a nuestra subjetividad ancestral que reacciona con las estéticas contemporáneas como el cromatismo digital y el diseño publicitario.


Gloria Cáceres
Desde París

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD