Del grafiti a la pintura

Ha pintado trenes desde que tenía 13 años hasta sus 19, en los años en que Nueva York estaba algo deteriorado y oxidado y en los edificios se pelaba la pintura. “Era una época mala para Nueva York”, dice: “El grafiti, para mí, era algo hermoso. Los colores fuertes en los trenes oxidados me volvían loco. Mi primer paso en el arte era hacer eso”.

| 10 octubre 2012 12:10 AM | Cultura | 2.1k Lecturas
Del grafiti a la pintura
El neoyorquino Álex Zapata se inició en el gratifi y maduró hacia en la pintura.
“Mi primer amor era el grafiti”, dice el pintor neoyorquino de orígenes bolivianos Álex Zapata, quien inaugura mañana una muestra en Lima.
2189

Luego se formó en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York y tras 25 años, ha sido reconocido como un artista de estilo clásico, figurativo y realista. Ahora, afirma Álex Zapata, su pintura “está dando un giro hacia atrás”: “Los marcos que hago de metal, representan para mí los trenes de Nueva York oxidados y mis cuadros más abstractos medio que tienen una influencia de mis días de grafiti”.

-¿Qué música hace y qué relación tiene con su obra pictórica?
-Me encanta tocar el blues y lo toco, pero cuando llega la hora de componer, me sale un rock alternativo, aunque el blues siempre está presente. Tanto la música como la pintura necesitan un hilo que te conduce desde el inicio hasta el final. Ese hilo se llama “ritmo”. Luego, entran las armonías que pueden realzar y engrandecer ciertas partes de la obra; con la finalidad de encontrar el equilibrio que me llena y me deja sin preguntas.

-De pintar trenes oxidados en Nueva York a pintar cuadros, ¿qué ha cambiado en el pintor y qué se ha mantenido?
-El grafiti bien hecho requiere un trazo rápido y seguro; en especial al final de la obra, para delinear. Las líneas hechas con indecisión y sin confianza se chorrean. Los grafiteros son perfeccionistas y criticones, y la técnica es medida por la falta de chorros. Esta línea es muy parecida a la línea del dibujo. Alguien que sepa dibujar busca este mismo trazo seguro. Este dibujo en mis obras realistas está presente solo al principio, y se difume entre las capas de pintura, aunque sigue sutilmente presente al final entre las distintas capas y veladuras. Quizá la mayor diferencia entre ambos es que el grafiti al empezar tiene un boceto claro y determinado, que no va a variar; en cambio, en mi pintura, hoy, no quiero saber el resultado en el comienzo, quiero descubrirlo durante el proceso. Mis cuadros realistas siguen más los principios de mis grafitis, aunque no se parecen a estos. Y, paradójicamente, las obras que hago hoy -que no son realistas y son más abstractas- se parecen más a mis grafitis, aunque los hago sin saber cuál va a ser el resultado final.

-¿Qué significa Ancora Imparo?
-El maestro Miguel Ángel Buonarroti solía ocultar ese término escrito en sus obras al final de su carrera artística, que básicamente significa “aún sigo aprendiendo”. Creo que su humildad y la pasión por seguir aprendiendo debería ser la esencia permanente de un artista, y espero seguir con esa pasión hasta el final.


Marco Fernández
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD