Cuerpos en movimiento

Rosario “Charito” Feijóo nos enseña a emplear el tiempo entre padres e hijos en una dinámica de fin de semana apta para todos y de ingreso libre. Un gran esfuerzo de esta amante de la poesía de Vallejo.

| 09 junio 2012 12:06 AM | Cultura | 2k Lecturas
Cuerpos en movimiento
¿Cómo se trasladan las serpientes? Lúdica escena de “Palabras en movimiento”.

Más datos

Los sábados y domingos, de 3 á 4 p.m., “Palabras en movimiento” se desarrolla en la Casa de la Literatura: Jr. Áncash 207, Lima. Unas 700 personas aproximadamente, entre niños y padres, ya participaron de esta dinámica desde abril.
2073

Más de 15 años después de haber dejado de lado los escenarios, Rosario “Charito” Feijóo ha vuelto a las tablas, esta vez con “Palabras en movimiento”, los sábados y domingos, a las 3 p.m., en la Casa de la Literatura: Av. Áncash 207, Centro de Lima.

Se trata de una dinámica entre padres e hijos en los que juntos aprenden a emplear el tiempo, lejos de la televisión, sin mayores gastos que una sonrisa y saltando, dando vueltas, tirándose al piso y contándose historias.

“Las personas que llegan a la casa de la Literatura para esta dinámica son familias; incluso, a veces llegan solo adultos. Esto está dirigido, ahora, a todo el público, porque un cuento, una buena canción, llega a todos”, dice Feijóo.



—¿Qué es exactamente “Palabras en movimiento”?
—Es el resumen de una serie de canciones que cuentan historias, canciones y juegos motores ya que movilizan a todos los asistentes, que, de espectadores, pasan a ser los protagonistas del momento. Es necesario un derroche de energía, vitalidad y alegría para contagiar al resto y hacer que te sigan. Hoy se habla mucho de ser asertivos y empáticos y ello pasa por todo un entrenamiento de las emociones y el lenguaje no verbal. El arte teatral ayuda en el logro de esas habilidades.

—También utiliza piezas literarias.
—Claro que sí. Por ejemplo, “El torito de la piel brillante”, de José María Arguedas, la vamos a adaptar para contarlo y recrearlo con los niños. Otro cuento que venimos trabajando es “Tito y el caimán”, de Francisco Izquierdo Ríos.



—¿Estuvo fuera del teatro durante 15 años?
—No totalmente. Siempre he estado dedicada a la educación, a la promoción cultural, con talleres de teatro en la Universidad del Callao, en el Centro Cultural de San Marcos cuando Ernesto Ráez Mendiola estaba en la Dirección de Teatro Escolar. Ahora pienso retomar mi actividad teatral a través de lo que he ido recogiendo en los cerca de 20 años que he trabajado en educación: cantar canciones para niños, realizar dinámicas, una relación que ayude a los chicos a desarrollar sus capacidades para la lectoescritura, de comprensión lectora, para hacerlos más proactivos y desarrollen mejores relaciones de convivencia.

—Es declamadora de Vallejo.
—Me apasiona César Vallejo. Lo llevo conmigo siempre y lo declamo cada vez que puedo.

—¿Estas dinámicas están dirigidas también a maestros de aula?
—Sí. Es importante que el maestro tenga estrategias lúdicas en el aula. El juego es vital para el niño, el adolescente y el adulto, y el teatro es el mejor amigo para propiciar el juego. Imagina cuántos maestros hay que no sonríen, que no son empáticos, que no llegan a los niños. Entonces un maestro necesariamente tiene que pasar por toda una capacitación teatral, porque tiene que ver con el desarrollo de su persona para conocerse él, conocer sus limitaciones y desarrollar sus habilidades.


Marco Fernández
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Loading...