Cisneros en la Moneda

En el Primer Encuentro Internacional de Poetas 2001, en Chile, el vate limeño Antonio Cisneros Campoy apareció con una camisa oscura y larga sobre un polo blanco, y un papel en la mano. Era el Cisneros más sincero que pudo haber tenido audiencia alguna: tambaleante y con la voz ronca por el alcohol, apareció por esa “ventana siniestra”, como la llamó, a ese balconcito de la Moneda desde el cual, como otros escritores, recitaron para un público en las calles.

Por Diario La Primera | 09 octubre 2012 |  1.2k 
Cisneros en la Moneda
Distintas vistas del video en el que se ve a un desinhibido Cisneros a ritmo de bolero.
Un video de su presentación en un encuentro poético en 2001, nos revela a un Antonio Cisneros sincero,
1220  

Era uno de los invitados que había confirmado su presencia, entre quienes se puede nombrar a su compatriota Carlos Germán Belli, el nicaragüense Ernesto Cardenal, el argentino Juan Gelman, el brasileño Ledo Ivo, el chileno Nicanor Parra y hasta el alemán Günter Grass, vía teleconferencia; toda una clase de cómo se debe organizar una exposición viva de literatura.

Cisneros encandiló al público con su voz ronca, y su cuerpo bailante, con estas palabras: “Buenas noches. Primero, gracias por estar acá. Yo que ustedes no estaría acá. ¿Imaginan?, ¡escuchar a un poeta! Podrían estar con su macho, con sus hembritas, haciendo algo interesante en la vida. Pero, bueno, ya que están acá, los quiero. (Aplausos). No me han dejado fumar en toda la noche. Es mi primer cigarro. No haré propaganda del horroroso vicio del tabaquismo, pero déjenme fumar. Me pongo mis anteojos para leer. ¿Me están viendo? ¿En serio? ¡Pues me han metido en una ventana siniestra! ¿Así me ven? ¡La cagada! (Aplausos). Bueno, yo escribí unos pequeños boleritos cuando me abandonó una hembrita, una muchacha muy bonita, pero me abandonó como a un perro, como a una rata, ¡como a un peruano, carajo! Entonces, la pobre rata, el pobre perro, el pobre peruano, escribió unos poemas. Y nunca los pude leer en público porque las feministas se habían vuelto muy poderosas. Y yo tenía miedo de que las feministas me pegaran. Porque se volvieron bien hombres, ah; pegaban a la gente en la calle. Ahora que me he vuelto valiente y macho, cuatro bolerazos. Saz (se pone a bailar). Piensen en Lucho Barrios”.

Y lo que vino después fueron sus inolvidables “Cuatro boleros maroqueros”, nacidos del abandono de un amor. El que desee ver a Cisneros puede buscar en Youtube “Poema cuatro boleros maroqueros de Antonio Cisneros” o escribir el link youtube.com/watch?v=twel6kPbzZI en el navegador de internet. La sinceridad con la que habló esa noche es un homenaje de Cisneros a sí mismo.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario