Charlas de arquitectura

Dos arquitectos españoles integrarán el Jurado de Proyectos de Fin de Carrera de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Católica. Frederick Cooper, decano de esta facultad, considera que la presencia de los especialistas puede ser beneficiosa para alumnos, docentes, funcionarios y público en general.

| 01 mayo 2012 12:05 AM | Cultura | 2.3k Lecturas
Charlas de arquitectura

Más datos

Charlas

Vásquez Consuegra y Muro dictarán una conferencia magistral el viernes en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la PUCP, a las 6 p.m. y 7.30 p.m., respectivamente, de ingreso libre. El sábado habrá una conferencia para docentes y alumnos de arquitectura de todo el Perú. Informes: 626 2000 anexo 5580.
2374

Guillermo Vásquez Consuegra y Cales Muro son destacados arquitectos contemporáneos. Vázquez, además, ha obtenido diversos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Arquitectura de España en 2005. Sobre ellos y algunos temas de arquitectura nos habla Frederick Cooper, uno de los artífices del polémico proyecto de convertir en tiendas por departamentos el Palais Concert. Juzgue usted mismo.

—¿Qué importancia tienen estos arquitectos?
—Guillermo Vásquez Consuegra ha proyectado el Museo de Ilustración en Valencia y ha sido profesor de innumerables escuelas de arquitectura. Muro, aunque es más joven, ha iniciado una carrera tanto profesional como docente muy expectante. Es una actividad verdaderamente importante.

—Vendrán a ver las tesis de sus alumnos.
—Eso sucede todos los semestres. Los alumnos terminan la universidad con un proyecto y tienen 6 meses adicionales para desarrollarlo. Esto es evaluado por dos extranjeros de muy alto nivel y tres peruanos (el decano y dos profesores del último año). Como es un nivel de exigencia muy alto que esos señores traen, eso decide que los alumnos obtengan el título o no. En cuanto a Guillermo Vásquez, ha hecho proyectos de desarrollo urbano en Europa. Su presencia en Lima podría ser aprovechada por los gobiernos municipales para someter a su juicio, a su criterio, los planes de desarrollo urbano en los que están empeñados.

—¿Qué piensa sobre que el Palais Concert sea una tienda por departamentos?
—Primero, eso no es verdad. Y en segundo lugar, mi socio y yo somos los autores de ese proyecto. Los edificios no son estructuras que pueden mantenerse inmóviles ante el curso histórico. Algunos sí, cuando se trata de edificios de una condición monumental extraordinaria. Al Partenón nadie lo va a convertir en otra cosa que no sea el vestigio de lo que fue, un edificio religioso importante en su momento. Pero eso nunca ha ocurrido en casi ningún otro caso. La gran mayoría de las obras que se han hecho en la historia, cuando cambian los procesos históricos, tiene que mutar de uso y características. La casa Barragán ha sido ya un centro comercial, una tienda, una carnicería, una zapatería, una “boité”, un hotel, y en el camino nadie se ha preocupado del deterioro que ha venido sufriendo por el mal uso que se ha estado dando.

—¿No cree que hubiera sido mejor un centro cultural?
—Cuando no se sabe qué hacer con un edificio se piensa en un museo o un centro cultural. ¿Y quién lo financia? Mientras tanto, los edificios se derrumban.

—¿Las charlas podrían cambiar esa “entrega de terrenos de los gobiernos municipales cuando Lima carece de parques y lugares comunes” como usted piensa?
—Creo que puede influir, no que vaya a cambiar. Cuando Vásquez Consuegra muestre su plan maestro para la ciudad de Vigo, un puerto importante en el norte de España; que ha reparado el Palacio de San Telmo en Andalucía y el parque del Palacio de San Telmo lo ha devuelto a la ciudad, verán que es una persona que tiene una experiencia y sensibilidad perfectamente acorde con el derecho de los ciudadanos a que la plusvalía urbana revierta en beneficios de ellos y no de inversiones inmobiliarias, porque quien le da valor a ese terreno no es el que lo está comprando, es la ciudad que la ha ido promoviendo a una condición útil que le da un mayor valor.

—¿Por qué no revertir el destino del Palais Concert como un área cultural y no un centro comercial?
—Yo estaba hablando de áreas libres. Lima es la ciudad que tiene la tasa de áreas recreativas más baja del mundo. Y eso, en buena medida, se debe a que todo espacio ocupado por un edificio construido hace muchos años y cuya ubicación y uso ha devenido obsoleto, pasa a convertirse en un bien comercial que las municipalidades o el Estado venden para que se construyan edificios multifamiliares o centros comerciales; el resultado es que los ciudadanos no tienen áreas recreativas y no tienen áreas culturales, y por áreas culturales no me refiero a que hagan necesariamente un teatro. Esto es distinto a la casa Barragán.


Marco Fernández
Redactor


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD