Arte, vida y cosmos

La artista plástica Carmen Reátegui, graduada en Pintura de la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú, desarrolla proyectos con participación social y trabajos de carácter multidisciplinario. “Siempre mi vocación ha sido la pintura. Analizo mi conciencia, existencia y la plasmo. Nunca concibí la vida sin los colores y sus expresiones”, dice.

| 25 marzo 2013 12:03 AM | Cultura | 1.4k Lecturas
Arte, vida y cosmos
Carmen Reátegui representa la vida y la muerte a través de las rosas.
1460

Reátegui desarrolla proyectos y obras para que el ser humano tome conciencia, fortalezca valores y ame la naturaleza, donde el rito y la ofrenda se mezclan en actos simbólicos y colectivos. “Mi trabajo siempre nos invita a reflexionar sobre nuestra identidad personal y social. Se trata de hacer un llamado a la comunión de opuestos en un país de ‘todas las sangres’. El arte es una vía de progreso, sirve para unirnos, mejorar y avanzar como personas, pueblo y país.

El año pasado expuso en el Centro Cultural Inca Garcilaso de la Vega de la Cancillería del Perú su muestra “Thanatos” aquella que ha llevado a inicios de 2013 al Viejo Continente. Sobre ella, la artista afirma que “fue un éxito, porque al público le atrae lo natural, el tema de la vida, la muerte y lo espiritual. Las pinturas de rosas llamaron la atención y ayudan para analizar nuestra existencia”.

La muestra artística se compuso con 13 óleos donde la imagen protagonista es una rosa, retratada desde el origen en botón hasta su marchita vejez. “En la mitología griega”, explica Carmen Reátegui, “’Thanatos’ es el dios de la muerte, la personificación no violenta. Y en el psicoanálisis, es la pulsión de muerte, opuesta a Eros (vida). Sigmund Freud, subrayaba este sentido.

Reátegui afirma que existe una confluencia entre el arte y los patrones de la naturaleza. Por ello organiza actividades artísticas llamadas “Círculo Votivo”, celebradas en los dos equinoccios y dos solsticios (20 o 21 de junio y 21 o 22 de diciembre de cada año) por las nociones de ciclo agrícola y con el fin de homenaje para las culturas andinas y su valoración como ejemplo de fertilidad para cosechar la identidad. “Es un arte para unirnos con el mundo de la naturaleza, tierra andina o Pachamama. Estas ceremonias de arte buscan articular un espacio de juego, de símbolo, de fiesta, de diálogo bajo las circunstancias del arte como herramienta de comunicación”, señala.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD