Aproximaciones a la obra de Vallejo

El Fondo Editorial del Congreso ha publicado el libro Dolor, cuerpo y esperanza en Vallejo, con un magistral prólogo suscrito por el académico Luis Jaime Cisneros Vizquerra.

Por Diario La Primera | 18 feb 2009 |    
Aproximaciones a la obra de Vallejo
Ensayos para entender mejor a César Vallejo.

Más datos

DETALLE

Veinticinco poetas, críticos y escritores analizan a Vallejo desde diferentes perspectivas. El poeta será estudiado por las sucesivas generaciones y cada una ellas tendrá una distinta visión.

Cuando en el año 1918, César Vallejo publicó el libro Los heraldos negros, en vez del prólogo que debía escribir Abraham Valdelomar, decidió consignar en la primera página una frase bíblica: Qui potest capere, que en español significa: el que pueda entender, entienda, y esa frase se volvió un presagio. Desde entonces, la obra de Vallejo ha tenido la peculiar característica de ser misteriosa y llena de claves secretas. Su poesía recibió los más variados juicios, desde ser una expresión cristiana hasta constituir un maravilloso balbuceo personal, una poesía hermética.

Menos mal que la crítica ha evolucionado debido al influjo de las ciencias sociales y particularmente de la historia, la biología, la semiótica y la lingüística. Ahora ya nadie duda de que Vallejo es el poeta de la condición humana, y aún así seguirá siendo estudiado como son los grandes escritores de todos los tiempos. Eso demuestra precisamente el texto: Dolor, cuerpo y esperanza en Vallejo.

Se ha tomado en cuenta algunos artículos que ya se conocían y otros poco divulgados. Sin embargo, están ausentes André Coyné, James Higgins, Roberto Fernández Retamar, Roland Forgues, Antonio Melis, Alfredo José Delgado, Xavier Abril y Ernesto More ¿Qué criterios han primado para que no se les haya tomado en cuenta? Todo indica que bien pudieron haberse sustituido algunos textos por otros más relevantes.

Por eso, es importante, en estos casos, obrar con criterio amplio y necesariamente selectivo; además de consignar una presentación coherente, no desarticulada, desigual, confesional e inútilmente anecdótica, llena de adjetivos elogiosos a un personaje político que se le conoce muy bien por lo que ha dicho y hecho. Pero sobre todo porque no exigió hacer los cambios sociales que el Perú esencial tanto reclama y reclamó.

Según Luis Jaime Cisneros Vizquerra, el poeta César Vallejo: “No perteneció a la Academia Peruana de la Lengua. Pero los miembros de la Academia pasamos hoy lista ‘presente’ ”. De modo que ha sido fantasmalmente incorporado, cuando se sabe que no aceptaba esta clase de tumbas. Seguramente que si Vallejo viviera, no aceptaría tal designación y se escaparía corriendo.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.