50 años sin Raúl Porras Barrenechea

Aunque suene a festejo de la muerte, la celebración por el quincuagésimo aniversario del fallecimiento del autor de “Fuentes históricas peruanas” es una paradoja feliz que recuerda la vida y obra de este abogado, diplomático, docente e historiador.

 

Por Diario La Primera | 27 set 2010 |    
50 años sin Raúl Porras Barrenechea
Raúl Porras Barrenechea aún sigue dando cátedra. Esta noche, conmemorando 50 años de su partida, se realizará un homenaje en el instituto que lleva su nombre.
En la niñez, ha dicho Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea conoció la tristeza y acaso la pobreza. Ya en la adultez, tal vez su preocupación mayor fue, como recordara Luis Alberto Sánchez, no tener el tiempo necesario para escribir todo lo que sabía y pensaba. Y días antes de su muerte, conocería la censura gubernamental, en una de sus últimas actitudes libertarias, al deplorar el bloqueo a Cuba promovido por Estados Unidos, en su discurso en la VII Reunión de Cancilleres de San José, Costa Rica. Entre otras cosas, aquí dijo: “La economía y el bienestar de nuestros pueblos dependen del egoísmo y del monopolio de los grandes consorcios y monopolios mundiales y deberían enfrentarse por una vasta política de promoción y desarrollo y no resolverse con una simple mentalidad bancaria”.

En estos tiempos, gracias a ese discurso, no faltaría un despistado que calificara a Porras como un ‘caviar’, aunque su riqueza fuera más intelectual que monetaria. Si viera Porras lo que se ha avanzado en la reconstrucción de su ciudad natal, Pisco, luego de que un terremoto devastara sus tierras y una comisión de reconstrucción arrasara con las esperanzas de sus paisanos, recordaría que hay que anteponer los intereses públicos y de la nación a los privados; que el Gobierno está para servir al Estado, no para servirse de él.

En sus textos desfilan Francisco Pizarro, el Inca Garcilaso de la Vega, Ricardo Palma, por ejemplo. En la canción “La Flor de la Canela”, de Chabuca Granda, resuena inmortal “El río, el puente y su alameda”, título de su conferencia incluida en “Antología limeña”.

Porras nació el 23 de marzo de 1897, en Pisco, y murió de un paro cardiaco el 27 de setiembre de 1960. En su antigua casa, ubicada en la calle Colina 398 (Miraflores), donde ahora funciona el instituto que lleva su nombre, se realizará hoy, a las 7 de la noche, la ceremonia de cierre por los 50 años de su muerte. Esta cita histórica incluye la lectura de un mensaje de Mario Vargas Llosa, quien recuerda que fue en esa casa donde aprendió la historia del Perú. En esta ceremonia hablarán el embajador Luis Solari y el Rector de San Marcos, Dr. Luis Izquierdo Vásquez.


Marco Fernández
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.