50 años de apoyo a la arqueología

Para cualquier cronista resulta difícil resumir una labor de investigación en arqueología realizada durante cincuenta años. Todo empezó con la visita al Perú de Seiichi Izumi, antropólogo japonés, quien abrió el camino para estudios posteriores acerca de la antigüedad de la cultura peruana en los Andes centrales.

Por Diario La Primera | 02 set 2008 |    
50 años de apoyo a la arqueología
50 años de la Misión japonesa en el Perú. Las manos de Kotosch
Mediante el convenio de la UNMSM (Escuela de Arqueología) y el Museo Nacional de Etnología (Osaka), se forman estudiantes de arqueología de San Marcos y el Japón.

Más datos

DETALLE

El acto académico se realizará hoy en el Centro Cultural de San Marcos, a las 11 de la mañana. Estarán presentes el rector de San Marcos, Luis Izquierdo y el embajador del Japón, Shuichiro Megat.

Fue así como Kotosh fue excavado en 1960, 63 y 66. La excavación se realizó de acuerdo al método de trinchera larga y luego vino su ampliación, con metodología propia de la arqueología europea y japonesa del siglo XIX. Por eso, se pudo aclarar la estratigrafía como distinguir las fases, teniendo en consideración los datos de objetos excavados de cada estrato.

Después de 50 años - según los arqueólogos japoneses- y a pesar de los estudios sobre Kotosh hasta Kuntur Wasi, están convencidos que falta aclarar el origen de la civilización andina. No obstante, la actividad ceremonial pre cerámica es de dominio amplio y el estudio se encuentra avanzado debido a otros descubrimientos como Caral y Supe.

Yoshio Onuki, profesor de la Universidad de Tok, manifiesta: “Durante los últimos 50 años, pero esta contribución se debe mucho a la acogida de colegas y autoridades peruanas. Como conocemos bien el sistema de la burocracia y de la sociedad cerrada de arqueólogos del Japón, estamos seguros que si fuera en el Japón, nuestro logro habría sido muy reducido. En esta ocasión, reitero el agradecimiento sincero y profundo a los colegas peruanos que han compartido con nosotros la dificultad y la alegría”.

En Kotosh, es evidente la influencia de Chavín porque trajo un cambio de rumbo de la historia sociocultural de ese tiempo. En Kuntur Wasi, sucedió lo mismo, y así lo indican las características de la cerámica y estilo artístico, respecto a la influencia de la cultura Cupisnique, quedando por investigar la relación entre ambas culturas. Los arqueólogos japoneses trabajan siguiendo el ejemplo del precursor Ryuzo Torii, quien aportó valiosos testimonios.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.