El dios decapitador

Los antiguos dioses eran feroces. Pedían sangre para calmar su ira, para que las inundaciones no se produjeran a escala apocalíptica. Imagino la extrañeza de Abraham cuando Dios le pide sacrificar a su hijo como señal de obediencia debida.

Por Diario La Primera | 15 mar 2009 |    
El dios decapitador
(1) Aia-Apaec, el dios decapitador en los frisos del complejo “El Brujo“ (2) Los tatuajes de la Señora de Cao (3) Representación virtual de la pirámide de “Cao el viejo“

Más datos

ALGO MAS SOBRE LOS MOCHES

Las huacas de El Brujo, oficialmente conocidas como “Complejo Arqueológico El Brujo” se encuentran en uno de los márgenes del río Chicama, en el distrito de Magdalena de Cao, provincia de Ascope, departamento de La Libertad a 700 km. de Lima.

Sus constructores fueron los Moches, cultura que se desarrolló en la costa norte del Perú durante el período Intermedio Temprano (100 - 750 d.C.). La mayoría de las pirámides y demás estructuras que forman este complejo arqueológico datan de esa época.

Claro, al final se arrepiente de su pedido y solicita sacrificar a una oveja, porque una ofrenda es siempre para calmar a los dioses. Entre los Moches, Aia-Apaec era el gran dios decapitador por excelencia. En la iconografía que lo representa tiene una cabeza cortada en una mano y un cuchillo ceremonial en la otra, mientras sus dientes refulgen como dardos. Pareciera ser que en el antiguo Perú, los sacrificios humanos eran ritos habituales. Así lo señalan los arqueólogos, que con una paciencia infinita bajo el sol, van descubriendo los rastros de lo que fuimos. Los sacrificios humanos no eran exclusivos de los moche. La llamada momia Juanita, descubierta en las cercanías del nevado Ampato, data del período inca. Era una adolescente no mayor de 14 años, sin ningún rastro de enfermedad y que murió por un golpe en la base del cráneo que le produjo una incontenible hemorragia que acabó con su vida. Como dato curioso, los científicos precisaron que habría ayunado un día antes de su sacrificio. Pero el descubrimiento más relevante de la arqueología peruana fue el hallazgo de una momia tatuada que pertenece a una mujer entre 25 y 30 años, que por lo menos tuvo un hijo. Se cree que la llamada Señora de Los tatuajes de la Señora de Cao Representación virtual de la pirámide de “Cao el viejo“ Aia-Apaec, el dios decapitador en los frisos del complejo “El Brujo“ Cao gobernó la zona norte hace 1700 años, es decir 100 años antes que el señor de Sipán existiera. La extraña forma de su momificación y conservación son únicos en su tiempo. Los adornos, joyas (18 collares de oro, plata, lapizlázuli, cuarzo y turquesa, 30 narigueras de oro y plata, coronas de cobre dorado), además de su delicada vestimenta y las armas encontradas en tumba. Pero ¿quién fue esta mujer?. ¿Por qué tiene los tatuajes que aparecen en casi todo su cuerpo?¿Qué significan las serpientes y arañas grabadas en la piel?. Misterios que duermen en la imaginación y que permiten el asombro de los mortales de hoy, porque fue una mujer la que tuvo el poder real, antes de la aparición de cualquier proclama feminista. El Perú es un país desconcertante, pero siempre fascinante, por su historia, sus espacios, su geografía inesperada y la hospitalidad de su gente. Aunque de pronto el pasado nos recuerda las herencias de sangre que arrastramos, invocando a un dios antiguo que nos gobierna la memoria y los miedos.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.