Cotahuasi lejos y cerca

En las tertulias vespertinas que se alargaban hasta la noche, se hablaba de fantasmas, aparecidos, fuegos fatuos. Pero también de amores escondidos, raptos misteriosos que concluían en matrimonios apresurados. Eran historias cercanas que tenían por escenario Cotahuasi, capital de la provincia arequipeña de La Unión.

| 21 noviembre 2009 12:11 AM | Crónicas del Perú | 2.1k Lecturas
Cotahuasi lejos y cerca 2122

El abuelo, que tendría más de treintaicinco años y era abogado, lucía unos mostachos largos y erizados. Regresó a Cotahuasi en busca de una novia que se perdió en el tiempo. Pero de pronto conoció a una niña de 14 años, con una larga trenza y unos ojos decididos y penetrantes. El abuelo no pudo resistir tanto encanto y se casó con ella. No era extraño, en pueblo chico, los amores prematuros y las celebraciones por la unión de dos familias conocidas y principales. Y la propia familia creció con los años y la abuela jalando hacia adelante a los críos, que llegaban demasiado rápido uno tras otro. El abuelo que era juez, cargaba con todos hasta que se decidió que era mejor establecerse en Arequipa. Pero nunca se dejaba de hablar de Cotahuasi, de sus lagunas y cascadas, de las vizcachas, los zorros ladrones de gallinas, de los caminos de arrieros que llegaban al Cusco y del profundo y misterioso cañón.

Aún ahora, es difícil llegar a Cotahuasi. Se bordea el Coropuna y luego hacia el este por entre montañas y riscos. Cotahuasi está en un valle encubierto y cálido. Sus calles siguen siendo angostas, por donde trotan caballos y pasan camiones y autos. En los alrededores, las chacras pintan de verde y ocre el paisaje, bajo un brillante sol. Cotahuasi ha sido redescubierto, luego del despegue turístico del vecino cañón del Colca. Se dice y así es, que el de Cotahuasi es mucho más profundo y lleno de encantos aún no mostrados.

Sin embargo, la experiencia de hacer el viaje de 14 horas desde Arequipa, resulta gratificante. Veamos por qué. Cotahuasi está compuesto por abismos, quebradas, valles y hondonadas. El valle está formado por la acción abrasiva del río Cotahuasi, el cual atraviesa dos enormes macizos montañosos, el Coropuna (6425 m.s.n.m., volcán más alto del Perú) y el Solimana (6093 m.s.n.m.). El río Cotahuasi, desde su nacimiento en la laguna de Huanzo (4750 m.s.n.m.), se alimenta a lo largo de su trayecto de los ríos Huayllapaña, Tomepampa, y Marán, hasta desembocar en el océano Pacífico mediante el río Ocoña. En las cercanías del pueblo de Quechualla, el cañón alcanza su zona más pronunciada, llegando a los 3535 metros de profundidad, lo que significa 335 metros más profundo que el cañón del Colca y casi 2000 metros más que el de Colorado, en Estados Unidos. Cotahuasi cuenta con cerca de 19 pisos ecológicos, los cuales van desde los 1000 hasta los 6000 m.s.n.m. El Cañón en sí, por total extensión, tiene una longitud de 500 metros. Luego de éste se abre camino el valle.

A la flora y la fauna típica de los pisos ecológicos de este valle interandino, se suma un bosque de rocas formadas por los vientos, baños termales, cataratas impresionantes y sobre todo la impresión de volver a tomar contacto con los ancestros que aún viven en la memoria.

Ronald Portocarrero
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD