Choquequirao, la otra maravilla

El Cusco alberga la mayor riqueza arqueológica de los incas. A sólo 75 kilómetros de Machu Picchu se levanta otra ciudad de maravilla, en el mismo Valle de La Convención, en el límite con Apurímac. Se trata de Choquequirao.

Por Diario La Primera | 21 ago 2010 |    
Choquequirao, la otra maravilla

Anduvo perdida en el tiempo. Protegida por el follaje verde de la selva alta, Choquequirao se mantuvo alejada del ruido de la modernidad. Siempre se supo de su existencia, aunque los cronistas españoles nunca llegaron a admirarla. Se hablaba de Vilcabamba la vieja, como de un lugar fantástico, perdido en medio de las montañas y los ríos profundos. Querían llegar para saquear sus tesoros, pensaban recoger todo el oro que pudiera haber, sin importarles su valor como testimonio civilizador. Era la misma angurria de hoy, cuando destruyen la selva para encontrar petróleo y ganar muchísimo dinero. ¿Para qué sirve la historia de las civilizaciones? ¿Qué importa la cosmogonía de sus habitantes?. Eso es para ellos anacronismo puro. La modernidad no tiene identidad ni patria si de dinero se trata. Menos mal que Choquequirao y Machu Picchu se hicieron invisibles por 500 años.

Las primeras noticias de su existencia datan de 1768 cuando el historiador oficial del virreynato, Cosme Bueno, hace un informe sobre el poblado de Cachora. Pero fue en el siglo XIX que los rumores se hicieron realidad gracias a dos exploradores franceses Eugene de Santiges (1834) y Leónce Angrand (1847). Pero el Perú andaba en las luchas de los caudillos militares por hacerse del poder. Y Choquequirao vovio a cubrirse con el manto del olvido. Hiram Bingham también la visitó en 1911, pero con Machu Picchu tenía suficiente.

Esta ciudad de piedra en la cima de una montaña fue construida en la primera mitad del siglo XV, en el auge de la cultura inca. Se supone que fue un activo centro religioso, político y social, que funcionaba como un eje de intercambio entre la costa y los andes

Choquequirao se ubica a 3,033 m.s.n.m., en el distrito de Santa Teresa, provincia de La Convención, Cusco (límite con Apurímac) y ocupa 1810 Hectáreas. Durante los 40 años que duró la resistencia inca al poder colonial español, la ciudad fue lugar de refugio y descanso para los guerreros incas.

Al igual que su hermana gemela, Choquequirao es también un hábitat privilegiado por la biodiversidad que alberga. Gracias a la labor iniciada en 1993 por el Plan COPESCO y por el Instituto Nacional de Cultura del Cusco, el 30% del gigantesco complejo ha sido despejado y habilitado para el turismo nacional y extranjero. Pero ello conlleva el riesgo del impacto ambiental. Por ahora el acceso a Choquequirao tiene dificultades en infraestructura vial y por la propia naturaleza que la protege. En la temporada de lluvias es imposible llegar a la ciudadela.

El trazo arquitectónico de Choquequirao es sorprendente. Tiene 9 sectores de edificios de diferente función, un sistema de andenerías perfectas alimentado por acueductos imposibles y geniales que transportan agua cristalina de la cadena de montañas nevadas del Salcantay.

Junto con Pisac y Machu Picchu, Choququirao forma parte de un triángulo de poder que ni las guerras, ni cataclismos han podido destruir. Por ello es necesario mirar con los ojos bien abiertos para no olvidar nuestras raíces.

Ronald Portocarrero
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.