Chavín las entradas de la tierra

La arqueología es fascinante no tanto por la contemplación de los restos monumentales que los antiguos peruanos nos dejaron sino porque nos permiten deducir procesos de pensamiento y conductas reveladoras. Se dice que en la construcción del templo de Chavín se demoraron no menos de tres siglos. Y claro, uno se pregunta qué los motivaba para levantar tales estructuras, qué sentido tenían los laberintos subterráneos, quién era esa divinidad mitad antropomorfa y mitad felina en cuyo homenaje se levantó el gigantesco complejo. La evidencia, según Julio C. Tello - su descubridor -, es que se trataba de un gran centro de culto religioso. Las primeras organizaciones sociales que surgen con la agricultura, son las teocracias. Es decir un sistema de articulación sustentado en el privilegio de los sacerdotes, que no eran simples especuladores de la fe, sino científicos y operadores del conocimiento. Usaban el conocimiento como instrumento de control. A Chavín llegaba gente de casi todo el antiguo Perú. Era como una gigantesca peregrinación a la Meca musulmana. Y en cada carga humana se traían ofrendas para las divinidades tutelares y también productos de sus lugares de origen para el trueque. Se consultaban oráculos, se fijaba la información necesaria para el manejo de la agricultura, se intercambiaba sobre todo el conocimiento. Pero alguien tenía el depósito de todo lo que se conocía hasta ese momento: los sacerdotes. Pero los sacerdotes de Chavín no son los mismos que conocemos junto al olor de la pólvora del siglo XVI. Otros eran los dioses y otros los rituales propiciatorios.

Por Diario La Primera | 01 set 2008 |    
Chavín las entradas de la tierra

Más datos

Conociendo Chavín

El gran templo de Chavín de Huántar se encuentra en el departamento de Ancash, en la zona que se abre al Callejón de los Conchudos. Huaráz, la capital de la región se encuentra a 408 km. al noreste de la ciudad de Lima. Y de Huaráz a Chavín hay 109 km.

Chavín de Huántar data del año 1200 a.C. Este templo preinca fue descubierto por Julio C. Tello. Las excavaciones se inician en 1919 y aún continúan, develando los misterios y las características de esta vasta cultura.

Se pensaba que Chavín era la cultura matriz de la civilización peruana hasta los recientes descubrimientos de Caral, lo que ha significado repensar el mundo antiguo y su legado.

En la explanada anterior a la entrada al templo subterráneo hay una mesa de piedra con hoyos tallados de distintas dimensiones y profundidades a la que se conoce con el nombre de Choque Chinchay. Se trata de un mapa astronómico. En cada hoyo se llena de agua hasta el tope y en las noches y en una época determinada se puede observar una estrella reflejada en los pequeños espejos de agua. Mientras mayor sea la profundidad del hoyo, en ella calza la estrella más luminosa. Se trata de la constelación de Orión reflejada en esta mesa de piedra bajo la luz de las noches claras. Entrar en los laberintos del templo y mirar el lanzón es una experiencia extraña y alucinante.

Ronald Portocarrero


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.