El morbo viral: qué hay detrás del caso de la “niña de Facebook”

Hace algunas semanas hubo en Facebook un video de una niña siendo violada. Una pequeña de tan solo 9 años, abusada por un hombre de unos 40 años que primero se dijo que sería su padre, luego se supo que era miembro de una asociación de padres de familia en Perú. El video no mostraba un hecho reciente sino de hace algunos años (la fecha no se supo con exactitud).

Más allá de lo aberrante del episodio de abuso sexual en sí, lo llamativo del hecho es que el video se hizo viral, compartido por un millón de personas, hombres y mujeres. ¿Qué nos lleva, como sociedad, a mirar y difundir semejante mat

| 13 enero 2017 11:01 AM | Crónica | 4k Lecturas
El morbo viral: qué hay detrás del caso de la “niña de Facebook”
Foto: Parte del contenido
Por: Mariana Del Rosal

Más datos

Quiero aclarar que para la redacción del presente artículo no he visto el video en cuestión, sí investigado y leído respecto al tema.
4029

Abuso de menores, un tema lamentablemente común

El abuso sexual de niños y niñas no es algo extraño sino bastante frecuente. Se calcula que una de cada cinco mujeres ha sido abusada de algún modo durante su infancia o adolescencia, y uno de cada diez hombres (aunque ellos callan más). El abuso no necesariamente incluye contacto carnal, sino que puede haber exhibicionismo, proposiciones indecentes, exposición a material inadecuado, abuso verbal, etc.

Quiénes son los abusadores

En la mayoría de los casos, como aparentemente ocurre en el video de la niña de Facebook, el agresor es un familiar directo o un conocido, alguien que ha trabado confianza con el niño y que lo presiona, primero para permitir el abuso, después para que guarde el secreto bajo amenazas.

En la mayoría de los casos los abusadores son hombres, pero también hay algunas mujeres. A veces el abusador ha sido, a su vez, abusado durante su infancia, y entonces se puede considerar que el convertirse en pedófilo es consecuencia de un trauma. Otras veces los abusadores atribuyen su comportamiento al abuso de sustancias como drogas o alcohol.

Pero, ¿y los espectadores?

El problema con el caso de la niña de Facebook es que no se puede considerar que el millón de personas que decidió difundir el video al punto de hacerlo viral sean todos pedófilos. Entonces, ¿qué lleva a una persona a compartir algo así? Tal vez el mismo morbo que hace que los automovilistas aminoren la velocidad donde ha habido un choque, buscando ver a las posibles víctimas. Presenciar “por fuera” un hecho horrible nos hace sentir de algún modo más seguros de que a nosotros esta vez no nos tocó.

Quizá otra motivación es denunciar, no guardarse para uno lo que vio sino “que se sepa”, sin darse cuenta de que el compartir el video es seguir exponiendo, una y otra y un millón de veces más, a la víctima del mismo.

Con 2 millones de vistas antes de ser borrado, las redes sociales debieron advertir que difundir el video también es un delito en sí. Como ocurre con los abusadores, lo único que puede frenar a los morbosos, en este caso, es el peso de la ley.

Mariana Del Rosal


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Mariana Del Rosal
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital