¿Y el plan?

Ha transcurrido poco más de un mes, desde que el Premier nos anunciara su plan sin sistema de lucha contra la corrupción, y la corrupción no sólo continúa sino que avanza, y lo hace a paso firme, convencidos sus autores que el sistema anti corrupción que precariamente existía se sigue derrumbando.

Por Diario La Primera | 05 feb 2009 |    

Recordemos algunas significativas “medidas de acción inmediata en la lucha contra la corrupción” y cuyos resultados aún no se conocen.

Se habló de la transparencia y acceso a la información publica, “comenzando por casa”, y se anunció que, a partir del primer mes, todos los ministros presentarían reportes mensuales respecto a “las medidas adoptadas para combatir la corrupción, la resolución de denuncias, y el cumplimiento de las medidas de transparencia” y que, habiéndose hecho público el contenido de los nuevos audios, en los que se aprecia que los actos de corrupción abarcaban un sinnúmero de actividades económicas, cobra aun mayor actualidad e interés público el cumplimiento del plan. Sin embargo, de acuerdo a la transparencia que el Premier invoca, no se ha publicado ninguno de los informes prometidos, sobre las denuncias y acciones emprendidas en la lucha contra la corrupción.

De la misma manera, al empezar el nuevo año presupuestal 2009, también se ha dado inicio a la contratación del nuevo personal ingresante bajo la modalidad del denominado CAS y la renovación de contratos al personal ratificado, y de acuerdo con las ideas esbozadas en el plan, debería estar en funcionamiento la Autoridad Nacional del Servicio Civil, una Central de Riesgo de Funcionarios y Servidores a partir del Registro Nacional de Sanciones y Destituciones del Estado, que, entre una gran cantidad de data de antecedentes de cada funcionario debería contar, al menos, con el registro de las sanciones por incumplimiento del código de ética (?) “de tal forma que pueda ser revisado antes de la contratación de personal para el sector publico” Tampoco se tiene conocimiento de la existencia de estas instituciones y continúa la contratación de personal sin este prerrequisito y, peor aún, se despide a funcionarios sin tener en cuenta estos códigos, con lo que continúan los actos de corrupción en la contratación de personal, cometiéndose toda suerte de atropellos.

Podríamos hacer un rápido inventario de lo no ejecutado del plan hasta el presente: 1º Hasta la fecha la Presidencia del Consejo de Ministros no ha iniciado campaña alguna de lucha contra la corrupción; 2º En relación a los mecanismos de control y sanción, los vehículos oficiales siguen circulando sin el distintivo “uso oficial” incluidos los de la PCM; 3º El CADER y sus informes mensuales sobre la efectividad de las denuncias y sanciones aplicadas que le permitiría al Premier hacer de sus “indicadores los verdaderos termómetros de la salud moral del país”, puede estar Ud. absolutamente seguro que marcarán CERO; 4º Naturalmente tampoco se han creado los comités de vigilancia o veedurías ciudadanas; 5º Tampoco se ha colocado decálogo alguno en ninguna comisaría, centro de educación o salud, mientras la corrupción avanza jubilosamente.

Referencia
¿Y el plan?

    Luis Gómez Cornejo

    Luis Gómez Cornejo

    Opinión

    Columnista