¿Y los pantalones?

Escuché decir al propio presidente de la República, el señor Alan García, que a la mayoría de nuestros dirigentes deportivos les faltaba hombres con pantalones para sacar a Manuel Burga de la Videna, en vista que no estaba adecuado a las leyes peruanas.

Por Diario La Primera | 23 dic 2008 |    

El mandatario lo dijo en el propio Palacio de Gobierno. Es decir fue un mensaje oficial. Que probablemente hirió a muchos que administran disciplinas deportivas. Pero su frase agresiva estaba dirigida a los presidentes de los clubes profesionales. Pues ellos pudieron en su momento de encargarse del fútbol.

Pero, ninguno se atrevió a formar un grupo transitorio para tomar el fútbol peruano.

Entonces fue cuando García Pérez gritó sobre los pantalones.

Sin embargo, hace unos días, el propio presidente le dijo a la opinión pública en un tono mucho más conciliador que Perú no podía estar fuera del contexto de la FIFA. Incluso utilizó la palabra no registrada por la Real Academia de la Lengua como “desafiliación”. Denotando su poco conocimiento del tema.

Woodman sigue al pie de la letra todo lo que le ordenan de arriba. Cuando ingresó esta nueva administración al gobierno, uno de los objetivos del ministro de Educación, Antonio Chang, era sacar a Manuel Burga de su cargo. Y no porque al ex presidente de la Universidad San Martín le diera la gana. Sino por todos los supuestos actos de corrupción que arrastra la actual directiva y que Chang conoce muy bien.

Woodman que era amigo de Burga, pasó a combatirlo. No muy sólido, pero para la opinión pública era su más enconado rival.

Parecía que el gobierno peruano se haría respetar. Pero, al mencionar el presidente que debemos seguir en la FIFA, inmediatamente se acordó a través de una carta firmada por Woodman y Burga a solucionar el tema.

En realidad la carta no dice nada concreto. Pues, para solucionar el tema y admitirlo a Burga tanto en Registros Públicos así como darle el va-lor a sus estatutos del 2003 (ratificados el 2006) en la SUNARP, tendría que saltar otra vez la ley.

Y eso no es posible, salvo que nuestras autoridades francamente no tengan pantalones, camisa y ropa interior, señor presidente.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com