Watuchi o adivinazas

Cuando alguna palabra quechua la pensamos en castellano, intentando su traducción literal, muchas veces pierde toda esa fuerza significativa de su esencia, entonces es necesario buscar relaciones de sentido para poder entender lo que quiere decir el vocablo, el entorno, la circunstancia, el motivo, etc.

Por Diario La Primera | 18 set 2008 |    

Es el caso del juego de las adivinanzas que en quechua se conoce con el nombre “Watuchi”, juego lleno de imaginación y creatividad, vivo, dinámico, con adivinanzas, muchas veces creadas en el mismo instante de estar diciéndolas.

“Watuchi” significa literalmente en quechua, “amarrar” y por extensión “adivinar”. Es decir, lo que está amarrado, que necesita desatarse, descubrirse, darse a conocer, compartir. No puede haber un “watuchi” para una sola persona. El juego irónico, provocativo de las palabras, nunca llega a lo obsceno ni a la vulgaridad, porque simplemente la grosería no tiene lugar en el quechua, siendo uno de los peores insultos “qanra” ( cochino), no por sucio físicamente, sino por conducta. Candoroso insulto para nuestros políticos de turno.

No olvidaremos jamás la emoción primera, cuando de niños, sentados alrededor del fogón de la cocina o de la mesa del comedor, escuchábamos estos acertijos a los mayores, los cuales nos iban introduciendo al mundo mágico andino y nos hacían entender mejor la realidad cotidiana y de su entorno.

Y es que el “watuchi” habla de la naturaleza, de los animales domésticos, de la agricultura, de la lluvia, de los caminos, de las fiestas costumbristas, del parentesco, del amor, de los viajes, etc.


    Antonio Muñoz Monge

    Antonio Muñoz Monge

    Todas las sangres

    Opinión