Vrae: ¿de qué se trata?

1.- La opinión pública ha sido convencida que “el problema del Vrae” se resolverá una vez que sean capturados vivos o muertos los Quispe Palomino. Esto es un error. El enfrentamiento militar y policial contra estos narcoterroristas es lo más urgente pero, si se corrigen los errores, de todas maneras serán derrotados. Sin embargo, el problema principal que explica la actual compleja situación económica, social y política en el Vrae, tiene sus raíces en la pobreza, la corrupción y el creciente narcotráfico asentado en la zona.

| 14 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 3.9k Lecturas
3979

2.- El 76% de los pobladores del Vrae son pobres y el 50% son pobres extremos. El 63% de las viviendas no tiene luz eléctrica; solo el 10% tiene desagüe y el 14% agua potable. Más de 35 mil familias siembran coca en 19 mil hás. Se estima una producción de 56 mil TM de hoja de coca que son utilizadas para producir 200 TM de clorhidrato de cocaína. De otro lado, restando los costos de producción (incluido el gasto en la corrupción), aproximadamente US$ 70 millones es lo que se reparten los productores cocaleros y US$ 100 millones entre los acopiadores y firmas locales. La ganancia grande se la llevan otros.

3.- La amenaza, el chantaje, la corrupción de autoridades (civiles y uniformadas) y la violencia han existido antes de los narcoterroristas de ahora. Son características del ámbito socio político generado por el predominio de una economía ilegal como la del narcotráfico. No hay que olvidar que las rondas armadas de campesinos (CAD) que derrotaron al senderismo de entonces, eran productores de hoja de coca y no pocos ligados directamente con el narcotráfico. En la actual situación, la mayoría de la población aparece neutral en el actual conflicto aunque no pocos muestran un apoyo pasivo a la banda armada. En cambio, la desconfianza ante las FFOO crece conforme son mayores sus efectivos que se desplazan en la zona ¡ Ojo con esto!

4.- Ganar la confianza de los pobladores, luchar efectivamente contra la corrupción, derrotar al narcotráfico y tener un proyecto de desarrollo para la región, son tareas que los políticos responsables no pueden eludir. La presencia y buen funcionamiento de las instituciones y servicios del Estado deben de tener este claro objetivo político. Es el otro lado del combate convergente con los esfuerzos policiales y militares; pero se requiere una misma estrategia y un único mando. La Oficina de un Comisionado Presidencial, con categoría ministerial, debe asumir la responsabilidad del esfuerzo político y militar para llevar a cabo la Pacificación y el Desarrollo del VRAE. Se requiere, pues, un plan de largo plazo y terminar con el inmediatismo, el aprovechamiento, la irresponsabilidad y el apego al ocultismo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista