Voto ideológico

¿Por qué tendría que votar por el NO, si soy de derecha y Villarán es de izquierda?… No quiero ser un ciudadano de segunda categoría por no creer en lo que la “izquierda progresista” y su comparsa mediática creen…. Y si la revocatoria me da la posibilidad institucional de protestar por eso antes que culmine su mandato, pues protesto para que Sí se vaya…

| 04 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 796 Lecturas
796

A Ricardo Vásquez Kunze le debe parecer que este razonamiento es impecable por eso lo cierra con la frase: ¿Alguien tiene algún problema con ello? Y claro que hay un montón de problemas que no se reducen a que haya derecha al lado del NO y del Sí, y que si se trata de opciones ideológicas la que él está escogiendo no es la de un conservador cualquiera, sino la del fujimorismo con el que ahora se refunden el APRA, Castañeda y el pastor Lay. Todos ellos piensan que hay que limpiar el Estado de izquierdistas y progresistas así sea que hayan llegado adonde están por la vía del voto.

Para cierta derecha lo que amenaza, como se ve en las palabras de Ricardo, son los valores izquierdistas y que las diversas variantes de esta filiación piensen que son correctos, cuando los valores derechistas o reaccionarios son los únicos que pueden reclamar la corrección. Nadie ha visto que Villarán o para el caso ninguna gestión de izquierda, haya convertido en ciudadanos de segunda categoría a personas como Vásquez Kunze que ha sobrevivido de lo más bien los últimos dos años.

Que la municipalidad dictara una ordenanza contra la discriminación a los homosexuales o que promueva actividades culturales plurales, o que se enfrente a grupos de interés mafiosos como los de La Parada o el transporte, ¿lo disminuye a RVK y los suyos? ¿No es esta acaso una experiencia de alternancia de visiones que de hecho existen en la sociedad?, ¿por qué siempre tienen que ser los mismos los que hegemonicen el poder en todos sus niveles? ¿No es esa una herencia de los ‘90?

Pero aquello de que esta es una “posibilidad institucional”, es lo mejor de todo. Porque la revocatoria no se inventó para que los de derecha echaran a la izquierda o viceversa, sino para que se encontrara una vía de salida democrática a graves impasses institucionales: casos de corrupción, decisiones inconsultas que afecten a la población, enfrentamientos que paralicen al gobierno, etc. “Institucional” no puede reducirse a que un grupo de bandidos consiga con trampa las firmas para abrir un proceso sin ningún fundamento serio.

Y prueba de que aquí no es que queramos resolver algún problema municipal, es que alguien de la cultura de RVK sólo atina a decir que le han dado la chance de votar contra la izquierda y cómo se lo va a perder.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.566079854965