Volver a dormir

El niño Edgar se levantó minutos antes de las ocho de la mañana y gritó: “Mamá, mamá” y como no respondía nadie, pensó que estaba solo en el departamento. En realidad sí estaba solo y al darse cuenta de ello volvió a gritar desesperadamente, porque había soñado con unas panteras trepando por las ventanas del edificio.

| 12 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 793 Lecturas
793

Se tranquilizó un poco y se asomó a la ventana y desde ahí, desde el piso siete, vio una ciudad distinta, extrañamente hermosa, sin ruido, ni bulla, sin panteras, sin carros en las pistas, ni gente en las aceras; con un sol radiante, con flores en los parques, árboles por todos lados, casas hermosas, avenidas limpias, plazas amplísimas. Pero Edgar estaba solo, completamente solo. En el piso ocho, nadie; en el piso seis, nadie; en la portería, nadie. Nadie en todo el edificio de diez pisos. Nadie al frente, nadie más allá. Silencio absoluto.

Edgar sin entender mucho lo que pasaba, sintió una tremenda tristeza al darse cuenta que no podía compartir con nadie todo lo que veía, aunque lo único que quería era encontrar a su mamá, que es todo para él desde que papá murió en un accidente en San Anita.

Salió a buscar a su mamá pero ella no estaba en la bodega de la esquina porque la tienda estaba cerrada. No estaba en la casa de su vecina porque la vivienda de la vecina también estaba cerrada y fue donde sus amigos y en la casa de éstos la ausencia se imponía. No había nadie en todas partes y de tanto buscar a alguien, llegó a pensar que estaba mejor soñando con panteras que trepaban las ventanas del edificio.

Volvió al departamento con la ilusión de encontrar a su mamá pero su mamá no había vuelto. Entró a su cuarto y se tiró de bruces en su cama con la ilusión de dormirse; pero en ese intento por escapar de la soledad, por volver a dormir, se despertó minutos antes de las ocho de la mañana. Su mamá lo esperaba con el desayuno servido.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com