Viva todo lo reaccionario

Hay un tipo que dirige un periódico limeño y que hace unos días celebraba el asesinato de un dirigente de los indígenas mapuches, aparentemente abatido por la espalda. A los chilenos no les tiembla la mano, afirmaba con la misma soltura con la que saludó el ataque a Bagua y llamó a cerrar filas con Simon y Cabanillas, para retroceder más adelante cuando vio que nadie quería correr con los pasivos de ese sangriento episodio.

| 16 agosto 2009 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 493 Lecturas
493

El mismo personaje escribió un poco después que la gran jugada de Colombia ha sido invitar a los gringos a instalarse militarmente en su país para evitar una invasión de Hugo Chávez. Y afirma que ahora este ya no se va atrever con Uribe y apuntará hacia el Perú, ¿y qué vamos a hacer? Pues poner también bases gringas.

Finalmente es la lógica que se sigue con el caso Honduras: Zelaya quería un complicado golpe de Estado, por la vía de consultar si el pueblo quería ser consultado sobre la convocatoria a una Asamblea Constituyente, que seguramente votaría por la reelección y el chavismo, y para evitar eso hago un golpe directo e instalo por las armas un nuevo gobierno, que el susodicho quiere ahora que sea un vehículo de legitimidad a través de nuevas elecciones.

Es un sistema de guerra y suspensiones de legalidad preventivas. Un rasgo típico de fascismo que nuestro amigo no da la impresión de distinguir, porque para él los fascistas son sólo expresiones estrafalarias del autoritarismo y no potentes realidades políticas y sociales del sistema en crisis. En fin, podríamos seguir sobre todas las barbaridades que se pueden escribir cuando uno cree que provocador es lo mismo que inteligente.

Tan curioso es el caso, que el tipo se queja de que a “Correo” no lo toman en cuenta en la lectura de titulares en las mañanas de Panamericana y culpa a Iwasaki de mezquino, para no mencionar a Tafur que es en quién está pensando; pero no tiene vergüenza de acatar el dictado de sus patrones de Frecuencia Latina e ignorar a LA PRIMERA en su propio recuento de los diarios. ¿Quién entiende esto, sobre todo si se toma en cuenta su obsesión con este diario, al que casi todos los días ataca obsesivamente, preocupándose desde la publicidad que nos llega, hasta del nombre de pila de nuestros editores?

El sentido de proporción del caballerito es tal que un día es capaz de atacar con todo al embajador de Nicaragua y cuando este le responde, reclamar al gobierno para que lo expulse por “meterse en política interna”. Podría ser gracioso sino fuera porque está postulando la mano chilena sobre los indígenas peruanos, las bases yanquis para que los neoliberales se sientan seguros, y los golpes de Estado para que no hayan cambios constitucionales. Y eso sí que es serio.



Loading...



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista